¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Sigue disputa entre Contraloría y Reficar por estados financieros de 2017

Para el Organismo de Control Fiscal se presentaron problemas en el manejo de la contabilidad de la compañía.

Edgardo Maya Villazón, Contralor General. /

La Contraloría General de la República detectó irregularidades en los estados contables y financieros de Reficar correspondientes a la vigencia de 2017, tras la realización de una auditoria interna.

Ante esta situación emitió opinión negativa sobre los estados financieros de la compañía en la vigencia del año anterior y consideró que no se ajusta a la realidad la cifra de $48.000 millones que presentó como utilidad.

En opinión del organismo de control, los estados  financieros de Reficar no presentan razonablemente en todos los aspectos importantes, su situación financiera a 31 de diciembre de 2017, así como los resultados de las operaciones por el año terminado en esa fecha.

La contraloría en la auditoria detectó los siguiente problemas: Reficar no pudo demostrar su capacidad para predecir sus flujos de efectivo en el largo plazo. De hecho, se proponen supuestos de mejoramiento a partir del año 2030, cuando las referencias  indicativas propuestas distan mucho de lo que ha pasado históricamente en la industria de refinación.

Usó datos de variables que no son consistentes con los resultados que obtuvo en el pasado y utilizó datos de variables que no se encuentran dentro de los rangos históricos aplicados en el sector, ni siquiera en épocas de bonanza, como es el caso de los precios del crudo y los márgenes de refinación.

Ante las duras críticas de la Contraloría General de la República, la compañía Reficar señaló que los estados contables fueron preparados de conformidad con las normas de contabilidad y de información financiera aceptadas en Colombia.

Añadió en un comunicado que los estados financieros fueron revisados y auditados por la firma Ernst and Young, revisores fiscales de Reficar, quienes emitieron una opinión sin salvedades ni limitaciones, razón por la cual reflejan razonablemente la situación  financiera, los resultados de las operaciones y los flujos de efectivo de la compañía.

Explicó que las cuentas de propiedad,  planta y equipo, así como el cálculo del impairment (prueba de deterioro de los activos), se realizaron con sujeción estricta a las Normas Internacionales de Información Financiera.

Agrega que por lo anterior, el pasado 22 de junio, Reficar elevó solicitud de revisión al informe final de dicha auditoría ante el Contralor General de la República - última instancia dentro del ente de control- con el propósito de que se reconsidere los argumentos entregados por la compañía durante la auditoría financiera y deje sin efecto la opinión negativa a los estados financieros.

Sin embargo, la Contraloría General de la República ratificó que a pesar de que los estados financieros de la empresa fueron preparados de conformidad con las normas de contabilidad y de información financiera aceptadas en Colombia, se evidencia una sobrestimación de los activos en cuantía de $2.9 billones.

Y este resultado se da por incorrecciones en los estados  financieros, que se derivan de hacer pagos a contratistas que no debían reconocerse y pagar valores superiores a los establecidos en las condiciones  pactadas en los contratos, entre otras situaciones  irregulares.

Añade que la utilidad neta positiva que muestra Reficar en 2017 se da gracias a un ajuste contable, insiste la Contraloría.

Según el organismo de control no es coherente ese resultado, cuando Reficar tiene pérdidas brutas de $52,838 millones y costos operativos (administración, operación y otros) superiores a $740 mil millones

Cargando