¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

sistema de salud

Lo que funciona, lo que no y lo que debe mejorarse en el sistema de salud

El sistema garantiza una cobertura superior al 90% e igualitaria para toda la población.

En momentos en que se oyen en el país propuestas sobre acabar las EPS y hacer otros cambios más o menos drásticos en el Sistema Nacional de Salud, es bueno recordar qué cosas están funcionando y cuáles no.

El Ministerio y la Superintendencia de Salud, consultados por Caracol Radio, consideran que el sistema funciona bien por cobertura, por el alcance del aseguramiento y porque permite mantener controlados los indicadores básicos de salud pública.

Reconocen, sí, que entre más lejos esté una población de los principales centros urbanos, más difícil es asegurar atención oportuna y de calidad. También, que la corrupción tiene efectos desastrosos en el aprovechamiento de los dineros enviados a las regiones y está acabando con los hospitales públicos.

Este es un panorama general de lo que funciona bien, lo que debe mejorar y lo que está mal hoy en el sistema de salud.

Lo que está bien:

- La cobertura del sistema, que supera el 90% y da los mismos beneficios a toda la población.

- El control de los indicadores básicos de salud nacionales.

- El alcance del aseguramiento, que por una cantidad razonable de dinero permite cubrir necesidades de alto costo.

- La política de control de precios para los medicamentos más costosos y necesarios.

- La red de hospitales privados, que es ejemplo internacional.

- Los planes de vigilancia epidemiológica, cuyo modelo es replicado incluso en EE.UU. (para el zika, por ejemplo).

- El plan de vacunación gratuita y universal, que incluye 21 vacunas que cubren 26 patologías.

Lo que debe mejorar:

- La calidad del servicio de algunas de las EPS Privadas.

- Ajustar la política de control de precios a una por referenciación internacional.

- La manufactura de productos medicinales. Mejorar o restaurar la red de laboratorios.

Lo que está mal:

- El control a la descentralización en el sistema, que le abre posibilidades a la corrupción.

- El control de los indicadores básicos de salud en las regiones más apartadas.

- El acceso regional al nivel más alto del aseguramiento, porque en las regiones más apartadas se hace muy difícil que sean cubiertas las necesidades de más alto costo.

- La calidad del servicio de casi todas las EPS públicas.

- La red de hospitales públicos, que empeora su servicio por la corrupción.

Cargando