¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Bajo las aguas parte del área urbana y rural de Arauca

Un número indeterminado de familias afectadas deja el desbordamiento del río Arauca.

El desbordamiento del río Arauca terminó acabando con el dique de contención en el sector de la vereda El Torno, un requerimiento que desde hace ya varios años lo venía haciendo la comunidad y campesinos de la región.

Bajo las aguas quedaron los barrios Gabanes 1, Villa Luz, Playitas, Caño Jesús, San Vicente de Paúl y Bello Horizonte; mientras que la zona rural afectada comprende las veredas El Torno, La Payara, Corocito, Guardulio y Barrancones, como grandes extensiones de sabana del sector de Mategallina.

Las aguas en cuestión de horas terminaron ocupando viviendas y extensiones de sabana, perdiéndose enseres, animales de corral, pastos y semovientes que buscaron las partes más altas para pastar y pasar la inundación, mientras se da el descenso de las aguas.

Era una calamidad que estaba anunciada, de nada valieron los llamados que los habitantes ribereños le hicieron al gobierno departamental, municipal, nacional y hasta la misma Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres. Las inversiones realizadas en el sector de la vereda Barrancones y El Torno se las terminó llevando las aguas del río Arauca.

Según los estimativos, con un censo preliminar que adelanta la Defensa Civil y la Cruz Roja, en la parte rural y urbana del municipio de Arauca, están afectados más de 4 mil personas. La emergencia se originó al sobrepasar las aguas del río Arauca el dique de contención y el rompimiento del mismo en el sector de la vereda El Torno, confirmó el Secretario de Gobierno Municipal, Carlos Eduardo Pinilla Ruiz.

Ante la emergencia el alcalde del municipio de Arauca declaró la calamidad pública que le permitirá atender de manera inmediata a esta población, mientras que 200 familias más están damnificadas en la isla la de La Reinera, una situación que viven todos los años, por lo que se ha determinaron la reubicación de las más de 150 familias que viven en este lugar.

Se espera que los niveles de las aguas desciendan para cuantificar los daños ocasionados por estas inundaciones, donde las familias están viviendo con las aguas en sus residencias y parcelas que no quieren dejar por temor a perderlo todo y al quedar a merced de los delincuentes.

 

 

 

Cargando