¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

ALIADOS CARACOL

“Agencia de Tierras llegó a Cesar para proteger la sabana y la ciénaga"

La sabana de Costilla y la Ciénaga del Sahaya podrán ser trabajadas de manera comunitaria por 41 familias campesinas.

Buenas noticias llegaron al corregimiento de Costilla, municipio de Pelaya (Cesar), esta población cuenta con el primer reglamento de uso y mantenimiento de un terreno comunal que se expide en el país, con el cual se busca proteger y ordenar la explotación agropecuaria en la sabana y la ciénaga del Sahaya.

En este territorio, considerado por algunos de sus habitantes como sagrado, vive Jader Enrique Imitola de 72 años de edad, 63 de ellos los ha dedicado a defender estos ecosistemas fundamentales para la flora, la fauna y la vida de cientos de personas que habitan a su alrededor.

Jader ha sido incansable en su tarea de cuidar la sabana de quienes quieren explotarla y adueñarse de tierras que son de toda la comunidad. Sin importar cuántos enemigos y amenazas se ganaría, desde el año 1955 ha trabajado defendiendo los intereses de los costilleros y salvaguardando el medio ambiente.

“La gente que ha intentado meterse son de otras comunidades, quieren adueñarse y luego vender tierras que son de toda la comunidad. Yo he vigilado la sabana y lo seguiré haciendo hasta que me muera”, asegura Jader con gran convicción.

Así como Jader, el guardián de la ciénaga del Sahaya es Raúl Venecia, quien integra la Junta de Defensa de Terrenos Comunales de Pelaya creada en 2017, pero la ha defendido activamente desde el año 1998. Este joven no solo le canta y le dedica poemas a la ciénaga y sus hermosos atardeceres, también ha trabajado para evitar que la contaminen, promoviendo un buen uso y enseñando a otros que este recurso podría desaparecer si no lo protegen.

“Tanto la ciénaga como la sabana han sido esenciales para el desarrollo de nuestras vidas. Ha sido el sustento económico de nosotros, de los pescadores y de todos porque allí se cultiva yuca, ahuyama, ajonjolí, frijoles y otros productos. La sabana ha permitido desarrollar el ganado, chivos y caballos”, afirma Raúl.

Los conflictos y amenazas en Costilla llegaron a su fin desde que la Agencia Nacional de Tierras llegó a este territorio para crear el primer reglamento de uso y manejo de terrenos comunales. Esta tierra, de 516,87 hectáreas de extensión, podrá ser trabajada de manera comunitaria por 41 familias campesinas, beneficiando alrededor de 200 personas.

“Lo más importante ahora es que hay un respeto por el territorio, ya la gente no puede hacer lo que quiera. La Agencia de Tierras llegó a Costilla (Cesar) para proteger nuestra sabana y nuestra Ciénaga del Sahaya”, señala Jader.

A este sentimiento se suma Raúl al decir que “la Agencia Nacional de Tierras se comprometió de tiempo completo para finalizar este proceso y de esta manera proteger a las sabanas comunales de Costilla. Vamos a darle ese uso debido porque para mí ha sido una alegría inmensa, yo soy de acá y amo esta tierra”.

Cargando