¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Transexualidad

Transexualidad no es enfermedad mental y adicción a videojuegos es desorden

La Organización Mundial de la Salud actualizó su Clasificación Internacional de Enfermedades.

Luego de casi 30 años, la Organización Mundial de la Salud le hizo una actualización a su Clasificación Internacional de Enfermedades que había sido pedida por expertos y profesionales de la salud y la psiquiatría.

Como resultado, la OMS excluyó a la transexualidad de la lista de enfermedades mentales, lo que era solicitado por especialistas y activistas de la comunidad LGTBI. Sin embargo este permanece como un desorden de la identidad de género para para que las personas transexuales puedan acudir a ayuda médica, pues en muchos países, si el diagnóstico no está incluido en la lista, el sistema de salud no cubre o reembolsa el tratamiento. "Queremos que las personas que padecen estas condiciones puedan obtener la ayuda sanitaria cuando la necesiten”, dijo el director del departamento de Salud Mental y Abuso de Substancias de la OMS, Shekhar Saxena.

Agrega que en muchos de los casos, cuando esta personas sufren un desorden de la identidad de género, viene acompañado de ansiedad o depresión, por lo que esperan que puedan ser tratados de la manera adecuada y sin identificarlas con prejuicios.

Dentro de las modificaciones anunciadas por la OMS también se encuentra que incluye a la adicción a los videojuegos como un desorden. Dice que se trata del “juego pernicioso” y queda en una categoría junto a la costumbre de apostar.

La OMS dijo que analizando algunas evidencias y oír las recomendaciones del Comité Científico, decidieron prestar mayor atención a esa adicción ya que consideran que debe ser tratada. Sin embargo descartaron considerarla como una enfermedad mientras no puedan recolectar más datos empíricos.

La organización considera que cerca del 3% de quienes juegan videojuegos tienen “un comportamiento abusivo y pernicioso” pero buscan tener más certezas para proponer soluciones a ese fenómeno.

Cargando