¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Debates presidenciales ¿es momento de regularlos?

Esta contienda electoral tuvo la paradoja de ver un sinnúmero de debates antes de la primera vuelta, pero ninguno para la segunda.

Tal vez ninguna elección presidencial previa había tenido tantos debates, para la primera vuelta de estos comicios del 2018 se realizaron más de 30 encuentros. Entre los convocantes hubo medios de comunicación, gremios, instituciones, universidades, colectivos y hasta youtuber, cada quien con la intención de que los aspirantes resolvieran dudas acorde a sus intereses particulares. 

Por supuesto no todos los debates contaron con todos los candidatos y los encuentros fueron ejecutados bajo los formatos de debate, foro o conversatorio, pero en todos buscando lo mismo, confrontar ideas. 

El primer encuentro presidencial se dio en Antioquia, todos los candidatos favoritos asistieron a excepción de Humberto de la Calle, quien argumentó que tuvo problemas con el viaje, lo cual le impidió llegar; tampoco fue Viviane Morales, en ese momento, también candidata. 

Posteriormente se hizo un encuentro en Barranquilla, en donde participaron los cinco que llegarían hasta el juicio en las urnas, por lo que se consideró el primer debate presidencial completo. Luego hubo un sinfín de discusiones que terminaron por agotar a los ciudadanos y abarrotando los medios de comunicación con polémicas, pullas y propuestas. 

Este escenario abrió una discusión importante en Colombia ¿Quién regula los debates? ¿Deberían hacerse solo dos o tres? ¿Deberían ser obligatorios? 

Caracol Radio le cuenta cómo son las experiencias en otros países. Por ejemplo, en México la entidad encargada se llama Instituto Nacional Electoral (IEN), equivalente al Consejo Nacional Electoral (CNE) en Colombia. Cuando hay comicios en México, el IEN crea una Comisión Temporal de Debates, que se vuelve el comité encargado de planificar, acordar y ejecutar los encuentros entre candidatos; asisten representantes de los partidos que están compitiendo y, por supuesto, la entidad gubernamental. 

Para este año, la Comisión Temporal aprobó por unanimidad la realización de tres debates presidenciales: uno en el D.F., otro en Tijuana y el último en Mérida. Este comité resuelve todo lo referente al tema, moderadores, horarios, ciudades, locaciones etcétera. Es importante aclarar que los debates son hechos por la entidad Estatal, no por medios de comunicación. Estos, sí, están obligados a transmitirlos, sin franjas comerciales. 

Esta práctica de regulación de los debates proviene de sistemas electorales con mayor antigüedad. Estados Unidos, por ejemplo, abre con debates “primarios” en cada partido, Republicano y Demócrata, y luego la Comisión de Debates Presidenciales de Estados Unidos define cómo, cuándo y en dónde serán los encuentros entre los candidatos definitivos. Generalmente se realizan cuatro debates, tres con los candidatos y uno de sus fórmulas vicepresidenciales. 

Argentina recientemente adoptó esta práctica, pues era el único país en América Latina con poca o casi nula historia de debates. Francia y Uruguay siguen el mismo camino. En estos países se presentaron situaciones similares a las que estamos viendo en Colombia, pues los candidatos a la Presidencia que punteaban, según la intención de voto, decidieron no participar en los últimos debates y eso no tuvo un costo político importante, pues ganaron las elecciones: Jorge Batlle, en 1999 en Uruguay, y Chirac, en 2002 en Francia. 

En el país está abierta la discusión, pues recordemos que todos los canales regionales se sumaron recientemente a una iniciativa para hacer un último debate presidencial, que tendría lugar este jueves 14 de junio a las 8:00 p.m.; los canales extendieron la invitación a todos los medios de comunicación para hacer un solo gran encuentro, lo que aceptaron Canal Caracol, RCN y Canal UNO, sin embargo, Iván Duque no confirmó su asistencia.

 

Petro, ha denunciado que su opositor Iván Duque le teme a la discusión y que el debate debe realizarse, incluso ha sostenido que él asistirá al evento así Duque no llegue y, en un último intento, su campaña acudió al recurso del derecho de petición, para que los canales públicos lo organicen y transmitan, así asista él solo. 

Es imposible calcular el costo político de negarse a asistir a los debates antes de la segunda vuelta, pero sin duda es una situación que está siendo capitalizada por Gustavo Petro y que empieza a generar preocupación en la campaña uribista, en la que están buscando, a última hora, llevar a los medios de comunicación a la candidata a la Vicepresidencia, Marta Lucía Ramírez, o a los asesores de Iván Duque, para hablar de sus propuestas, siempre y cuando no sea confrontando ideas con sus contendores.

Cargando