¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Proceso de paz Farc

“Energía para la Paz”: la apuesta del Grupo de Energía por las comunidades

Hay un plan de Desminado Operacional y Humanitario que beneficiará a 11 municipios, 82 corregimientos y veredas de los de Valle, Tolima y Huila.

El Grupo Energía Bogotá (GEB) lanzó hoy el programa “Energía para la paz”, una iniciativa que busca ayudar a construir la paz en los territorios que fueron afectados por el conflicto armado a través del proyecto de transmisión de energía eléctrica, la línea Alférez-Tesalia, que ha generado 509 empleos con mano de obra local.

Entre los objetivos está el fortalecimiento del tejido  social e institucional, llevar seguridad, progreso y bienestar a comunidades de zonas afectadas por la violencia, a través de seis iniciativas. Para la presidente del Grupo Energía Bogotá, Astrid Álvarez, además de los resultados financieros y los planes de expansión del grupo en Colombia, Perú, Brasil y Guatemala, con proyectos de energía eléctrica y gas natural, lo más importante para el GEB es que las comunidades donde está presente se sientan orgullosas de tener al grupo en sus territorios. “Con este propósito hemos emprendido programas de valor compartido que están transformando la vida de muchas comunidades”, señala Álvarez.

Uno de los aspectos más importantes de esta iniciativa es el plan de Desminado Operacional. Más de 500 soldados han participado en el proceso de desminado a través de operaciones de control militar. Estos soldados han desactivado 19 minas  antipersona y artefactos explosivos, que fueron instalados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

Además, han capacitado 1.503 personas en riesgo de minas. Han intervenido alrededor de 200 kilómetros cuadrados por donde pasa la línea Tesalia-Alférez, que busca llevar un servicio de energía confiable los habitantes de esta región del país. Pero el Grupo Energía Bogotá no se limitó a apoyar exclusivamente las labores de Desminado  Operacional.

Hoy 21 veredas están libres de minas con lo cual más de 2.000 personas disfrutan de tierras descontaminadas. Hay que recordar que Colombia ha vivido una gran tragedia por culpa de las minas antipersona: se han perdido cientos de vidas, mujeres, hombres, niños y jóvenes han resultado mutilados en los campos debido a la explosión de estos artefactos. Las cifras confirman la realidad de este drama: desde 1990 a la fecha, alrededor de 11.500 colombianos han sido víctimas de las minas antipersonas. El 20% de los afectados han perdido la vida. Hace ocho años Colombia era, después de Afganistán, el segundo país con más minas antipersona en el mundo.

El país tenía 673 municipios con sospechas de minas, equivalentes a más del 50 por ciento de todo el territorio nacional. Se espera que al 2021 esté libre por completo de estos artefactos explosivos. Gracias a este programa de Desminado Operacional y Humanitario, muchos municipios de Tolima, Huila y Valle hoy viven otra realidad.

También se trabaja en un programa de monitoreo de la Danta de Páramo y Oso Andino, de la mano del Resguardo las Mercedes, durante el evento de lanzamiento del programa, la presidente del GEB, Astrid Álvarez, dijo que este modelo se va a replicar en otras regiones del país donde el grupo tiene presencia, como es el caso de La Guajira. “Queremos que Energía para la Paz se convierta en un ejemplo para mostrar cómo desde el sector público-privado, se puede generar un relacionamiento genuino con las comunidades”, indicó.

Cargando