¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Emergencia en Hidroituango

Las millonarias obras consideradas como “errores” de ingeniería

El desplome de dos edificios, dos puentes y la tribuna de un estadio hacen parte de las aparentes fallas de construcción.

Caracol Radio consultó a  expertos de la ingeniería tras las emergencias que han dejado las construcciones de megaobras que han terminado en catástrofes o desastres financieros en los últimos 10 años en el país.

El profesor de la Universidad Nacional, Oswaldo Ordoñez sostuvo que uno de los casos “iconos y con mayor recordación” es el proyecto del edificio Space: un lujoso complejo de apartamentos ubicado en Medellín, construido entre el 2006 y 2013, y que tras su desplome cobró la vida de doce personas.

Vea también: Fiscalía investiga sobornos en contratos de construcción de Hidroituango

Dijo que otras de las obras que han generado preocupación es el famoso Túnel de la Línea. La obra debía entregarse en el 2013 y estaba presupuestada en $629.000 millones; sin embargo, ya se han invertido $1,6 billones.

En este sentido, el investigador y docente Rodolfo García, considera que los pocos expertos que hay, están al servicio de la promoción de megaproyectos y no de la entidad encargada de realizar la evaluación de los proyectos.

Señaló que el desplome del edificio Blas Lezo en Cartagena en 2017 que dejó un saldo trágico de 21 obreros muertos y 22 heridos, es considerado como un error de control de territorio. “No puede ser que no se verifique que lo que se aprueba en licencia de construcción sea lo que se construye”, agregó el experto.

Vea también: “Puede ser algo mucho más grave que el diluvio universal”: Luis Pérez 

El docente indicó que otro caso con aparentes fallas de ingeniería es el colapso del puente de Chirajara, ubicado en el kilómetro 64 de la carretera que une a Bogotá con Villavicencio. La emergencia del pasado 15 de enero ocasionó la muerte de nueve trabajadores.

Entre tanto, el ingeniero civil y docente de la Escuela Colombiana de Ingeniería, José Vicente Amortegui, mencionó al respecto, el colapso parcial de la tribuna occidental del estadio Guillermo Plazas Alcid de Neiva, que en agosto de 2016 dejó cuatro muertos y diez heridos.

Además, el profesor recordó la falla de la estructura en 2015 de un puente peatonal en la carrera 11 con calle 103, en el norte de Bogotá, el cual debía ser entregado pocos días después y dejó cuatro civiles y tres soldados heridos.

Vea también: Si se cae la presa, el río bajaría con olas de 26 metros: gobernador

Finalmente, Amortegui aseguró que el avance de las investigaciones será determinante para esclarecer las posibles fallas que hay detrás de la emergencia que se registra en el proyecto Hidroituango en Antioquia y por la que se han evacuado más de cinco mil personas y 12 municipios de la región están en alerta máxima.

De otro lado, tras analizar los recientes desastres ambientales como la caída del puente de Chirajara, y el taponamiento de los túneles en la hidroeléctrica de Ituango, un estudio de la Universidad Nacional considera que es posible identificar un punto en el que los sucesos coinciden: “la manera como se adoptan las decisiones sobre los riesgos ambientales”.

“Este modelo de toma de decisiones consiste en que las promotoras –generalmente constructoras o financiadoras de las grandes obras– delegan en un reducido grupo de expertos (máximo 10) la responsabilidad de calcular los riesgos ambientales”, explica el investigador Rodolfo García.

Vea también: Espaldarazo a la ingeniería colombiana y EPM dio Acodal 

Agrega que para la ejecución de estas obras, “las grandes compañías declaran sus estudios como previsibles, y para ello plantean escenarios en los que su capacidad de respuesta resuelve el reto ambiental que enfrentan. Sin embargo los hechos han venido mostrando todo lo contrario, porque el elemento común de los desastres en los megaproyectos mencionados ha sido justamente su imprevisibilidad y dificultad para reaccionar”.

Cargando