¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

#EleccionesColombiaNo hay reportes de alteración de orden público en el territorio nacional y en las fronteras: Mininterior

Lenín Moreno reformará la ley de Comunicación de Rafael Correa

El proyecto de ley elimina la Superintendencia de la Información y Comunicación, considerada por la prensa privada como una represión informativa.

En su discurso semanal de los lunes a la nación, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, dijo que la nueva ley ofrecerá "plenas garantías para interactuar" y que habrá "regulaciones claras" para garantizar la libertad de prensa de acuerdo a estándares internacionales.

"El eje fundamental de esa reforma es el de la libertad de pensamiento y de expresión, absolutamente enmarcadas en los instrumentos internacionales de derechos humanos que han sido ratificados ya por el Estado ecuatoriano", afirmó.

La enmienda plantea también una "optimización del sistema de comunicación", de forma que se distinga claramente entre "los medios públicos, los privados, y comunitarios o ciudadanos".

"Estos tres sectores tendrán plena garantía de interactuar en la generación, difusión y recepción de información, con regulaciones claras que les permitan el ejercicio del derecho a la comunicación", insistió.

También anunció que el proyecto, que la Asamblea deberá estudiar y votar, contiene la eliminación de la llamada "Superintendencia de la Información y Comunicación (Supercom)", organismo que la prensa privada del país considera artífice de una represión informativa durante los últimos años del gobierno de Correa (2007-2017).

"El proyecto suprime definitivamente la Supercom. La libertad de expresión es un derecho que no debe ser objeto, ni de control ni de vigilancia, sino de protección por parte del Estado", aseguró el mandatario ecuatoriano sobre un organismo que se dedicaba a sancionar a los medios con dolorosas multas y a demandarles por la supuesta violación de la ley.

La popularmente conocida como "LOC" fue aprobada por Correa en 2013 y supuso un antes y un después en la historia del periodismo ecuatoriano, porque se tradujo en fuertes restricciones a la libertad de prensa por el temor a ser demandados.

Los castigos impuestos condujeron en unos casos al cierre de medios, a su demonización o a forzadas reducciones de personal para afrontar las multas o la merma de ingresos de publicidad por presiones del Gobierno.

El mandatario dijo haber finalizado el proyecto de ley después de haberse asesorado con una serie de mesas de diálogo en la que participaron distintos sectores interesados, y que incluyeron académicos y representantes de los medios.

En un informe en 2017, la ong Fundamedios revelaba que desde que entró en vigor la ley, hasta la llegada de Moreno al poder, en mayo de 2017, la Supercom procesó 1.081 casos en contra de medios y periodistas, de los que 675 terminaron en sanciones.

Fundamedios constató en ese período una recaudación en multas de unos 531.000 dólares, aunque la cifra real es difícil de saber.

Pese a los cambios, Moreno también advirtió que "si al ejercer el derecho de libertad de expresión se vulneran otros derechos humanos como por ejemplo el honor, la honra y la dignidad de las personas, existe también en la legislación internacional lo que se denomina 'responsabilidad ulterior', un concepto que en la ley existente fue desnaturalizado".

Cargando