¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Iván Márquez, de la rebeldía al suicidio político

Si el exjefe de la delegación de paz de la Farc no se posesiona en el Senado perderá su investidura y no podrá volver a hacer política.

Iván Márquez /

Iván Márquez anunció hace unos días que por la situación jurídica de su amigo Jesús Santrich, quien está capturado por presuntos nexos con el narcotráfico, no tomará posesión de la curul en el Senado que le correspondió como consecuencia del acuerdo de paz y después del 11 de marzo por mandato popular al haber participado en las elecciones al Congreso.

Sin embargo Márquez, al parecer, no ha tenido en cuenta las consecuencias políticas que tendría su decisión ya que no podría volver a hacer política porque perdería su investidura al no tomar posesión de su curul.

En Caracol Radio consultamos al constitucionalista Juan Manuel Charry quien explicó que el régimen  ordinario de los congresistas los obliga a tomar posesión de sus curules y que el no hacerlo tiene consecuencia la pérdida de investidura.

“El estaría sometido al régimen  ordinaria de los congresistas en general y para ellos está previsto la perdida de investidura cuando el congresista electo no tome posesión de su curul. Esa pérdida de investidura lo inhabilitaría para ser congresista en el futuro e incluso para ser candidato a la presidencia de la República”.

Esto quiere decir que cuando el Consejo Nacional Electoral entregue las credenciales a todos los congresistas electos y que asumirán el próximo 20 de julio, Márquez tendrá la calidad de Senador y desde la fecha de posesión tendrá ocho días para ocupar la curul.

“En el momento en el que deba posesionarse empiezan a contar los ocho días que le da la Constitución para posesionares, si no lo hace pues estaría en una causal y el Consejo de Estado le quitaría la investidura”, dijo Charry.

Si el 28 de julio Márquez no cambia de decisión, pues sencillamente se le abrirá un proceso de perdida de investidura en el Consejo de Estado y sería su muerte política ya que quedaría inhabilitado para aspirar nuevamente a un cargo de elección popular.

Fuentes del Consejo Nacional Electoral confirmaron que aunque Márquez haya anunciado que no se posesionará, se expedirá su credencial ya que en la lista que inscribió la Farc para las elecciones, el excombatiente está en la casilla número 1 de la lista al Senado.

En la práctica el partido no tendría consecuencias negativas ya que asumiría la curul el siguiente en la lista que, en este caso, sería Benkos Biohó pero Márquez, quien lideró todo el proceso de paz por parte de las Farc y quien quiso cambiar las balas por los votos, no volvería al Congreso de la República.

Cargando