¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El Congreso sigue en deuda con el acuerdo de paz

En el legislativo quedaron varias asignaturas pendientes para reglamentar lo pactado en La Habana.

Aunque en un principio se pensó que con el denominado ‘Fast Track’, mecanismo abrevado de legislación, se alcanzaría a poner en marcha todo lo pactado en el acuerdo de paz, lo cierto es que quedaron varios temas pendientes que deberán ser abordados en esta legislatura a la que le queda poco tiempo y con el riesgo de que el 20 de julio habrá un cambio radical en la conformación del Congreso por lo que los trámites de los proyectos de paz se podrían complicar.

Lo primero que hay que decir es que aprobaron importantes iniciativas como la ley de amnistía; la reglamentación para la participación de los voceros de las Farc en el Legislativo; la creación de la JEP y la aprobación de su ley estatutaria; el blindaje jurídico del acuerdo durante 12 años ; el estatuto de la oposición y las reglas para el nuevo partido de la guerrilla y su proceso de reincorporación; la reforma que garantiza el monopolio de las armas en poder del Estado para evitar la creación de cualquier grupo ilegal y la modificación al sistema de regalías para crear el Fondo para la Paz. Sin embargo el tiempo no alcanzó.

Ahora hay unos temas clave que deberán pasar por el legislativo y por eso el Gobierno ha venido radicando estos proyectos y reformas. Algunos de los pendientes son:

1. Sometimiento colectivo de las bandas criminales.

2. Renuncia a la persecución penal de pequeños cultivadores.

3. Zonas de reserva forestal.

4. Reforma a la ley orgánica del plan Nacional de Desarrollo.

5. Reglamentación de la protesta social.

Uno de los temas más importantes será el estudio del reglamento de la JEP, esta iniciativa ya la radicó el Gobierno a través del Ministerio del Interior.

“Esta ley de reglamento o procedimiento de la JEP es en donde se determinará cómo serán los procesos, cuáles son los términos, cómo se presentan las apelaciones, cómo se definen las nulidades y cómo se practicarán las pruebas. Esto es lo mismo que un código de procedimiento penal, pero se hará aplicado para el funcionamiento de la Jurisdicción Especial para la Paz y es fundamental porque no se pueden aplicar las normas de la justicia ordinaria”, explicó el representante de La U Hernán Penagos.

Hay un capítulo importante y es de las tierras, por eso el catastro multipropósito será fundamental para conocer la distribución de la misma y si se están cumpliendo con todos los requisitos para ser tenedor de ellas.

Voy a poner un ejemplo muy sencillo. Es tomar una fotografía aérea de una ciudad y allí usted verá que hay un edificio, una casa, un lote y eso es el catastro. Lo que viene con esa fotografía son los componentes explicativos, eso quiere decir, cuánto cuesta, saber si es legal, si paga impuestos, quién es el propietario. Lo más importante es que con este catastro el presidente, alcalde o gobernador podrá definir los desarrollo de la región a través de los planes de ordenamiento territorial”, dijo la liberal Olga Lucía Velásquez.

Asimismo ya está listo el acto legislativo que dará vida a la creación de las 16 curules de paz, tema que se engavetó en la legislatura pasada, y que en este año debería ser aprobado.

“Después de toda la polémica que hubo pues se presentó un nuevo acto legislativo para que de verdad las víctimas y no sus victimarios lleguen al Congreso. Serán 16 curules para que las propias víctimas postulen a sus candidatos y en unas elecciones atípicas se elijan a estas personas. Es una deuda del acuerdo de paz y se cumplirá con ello con el fin de que en octubre haya una representación”, contó el presidente del Congreso Efraín Cepeda.

Finalmente el capítulo de tierras ocupará, sin duda, un espacio importante en el Congreso aunque hay preocupación porque muchos de los temas no han salido de la consulta previa. “Las comunidades deben definir su los proyectos son viables. Queremos que se les titulen a las víctimas para que tengan una estabilidad económica pero el trámite no es fácil además porque se quiere crear un banco de tierras y eso tarda un tiempo. Lo cierto es que garantizaremos la propiedad privada”, reiteró Cepeda.

Este tema de las tierras se considera como la base social del acuerdo ya que la firma del texto final no comprendería solamente la desmovilización de un grupo armado sino un pacto para crear las condiciones que permitieran erradicar las causas del conflicto armado.

Cargando