¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El peligro de la deserción que podría poner en jaque el proceso de paz

La captura de Jesús Santrich puso de nuevo este tema sobre la mesa, la Farc asegura que no hay seguridad jurídica.

En un proceso de paz en donde se presenta desmovilización y entrega de armas se considera que el fenómeno de las deserciones es normales, más teniendo en cuenta el gran número de integrantes que tuvo las Farc como organización armada.

En otros procesos que se han presentado en el país como con el EPL y las Autodefensas la deserción alcanzó a llegar a un 22%, según cifras de la Fundación Paz y Reconciliación, y todos terminaron en las llamadas bandas criminales. En cambio las cifras de la Farc no superan, por ahora, el 6%. Esto quiere decir que han desertado unos 300 hombres de un total de 7 mil.

En cifras la deserción no generaría preocupación, pero los hechos de los últimos días podrían hacer cambiar el panorama. La captura de Jesús Santrich generó una reacción airada de los integrantes de este nuevo partido político quienes aseguraron que se trataba de un montaje judicial y que el excomandante guerrillero no tiene relación alguna con el narcotráfico.

Seguido a eso Iván Márquez decidió cambiar su lugar de residencia e instalarse en la zona de Miravalle, Caquetá, hasta que precisamente se soluciones la situación  jurídica de su amigo que está señalado de tener nexo con el narcotráfico.

El problema radica en que los anteriores integrantes del Secretariado, ahora consejeros políticos del nuevo partido, solo han hecho anuncios de fracasos, incumplimientos y demoras en los procesos de implementación. Hasta un punto pueden tener razón, pero enviar ese mensaje a los demás militantes sí puede poner en riesgo el proceso ya que es a ellos a quienes siguen los excombatientes.

De hecho por esa serie de anuncios el propio Iván Márquez contó que alias ‘El Paisa’ abandonó el espacio territorial en donde se encontraba y si bien estos lugares no son unas cárceles, como dijo el Gobierno, sí envía un mensaje de que no hay tranquilidad en la militancia del nuevo partido político.

Pero contraria a la posición de Márquez y de ‘El Paisa’, Rodrigo Londoño quien fuera el máximo líder de las Farc ha enviado mensajes de calma y de respeto por lo acordado. En una extensa carta pidió a la militancia seguir trabajando en lo pactado con el Gobierno y respetar la Constitución y la ley por considerar que primero están los intereses generales sobre los particulares. Esto demuestra que hay dos visiones totalmente opuestas sobre lo que está pasando actualmente en el proceso de implementación.

Por un lado Márquez ha intentado presionar al Gobierno con sus decisiones y anuncios sobre no asumir la curul en el Congreso si no se resuelve la situación jurídica de Santrich y por el otro Londoño ha pedido sensatez, coherencia y trabajo para seguir adelante.

Estos mensajes equívocos de un sector de la Farc podrían generar una avalancha de deserciones por la supuesta inseguridad jurídica, pero el Gobierno ha sido enfático en que las decisiones judiciales se deben respetar y que cuando los exguerrilleros firmaron el acuerdo de paz sabían que se estaban sometiendo al ordenamiento  jurídico de nuestro país.

En los últimos días ha aumentado el rumor de que Fabián Ramírez, Édilson Romaña y ‘El Paisa’ están alejándose de los espacios  territoriales en caso de que haya una orden de captura en su contra, la Fiscalía aclaró que no hay más indagaciones por narcotráfico en contra de integrantes de ese nuevo partido político.

Lo cierto es que este panorama está nublando el proceso de implementación del acuerdo, pero así muchos de los excombatientes decidan desertar, este proceso de paz mantendrán las bajas cifras de hombres que bajo voluntad propia decidieron abandonar el barco de la paz. Según la Fundación Paz y Reconciliación el margen de deserción podría llegar a un 10% siendo así un número muy bajo comparándolo con otros procesos de paz.

Cargando