¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Tensión internacional: Rusia expulsará a 23 diplomáticos británicos

Londres afirma que esperaba esa reacción de Moscú y anuncia que estudiará "nuevas medidas".

Rusia ordenó hoy la expulsión de 23 diplomáticos británicos emplazados en el país, en respuesta a la idéntica medida tomada por Londres en represalia por el envenenamiento del exespía ruso Serguéi Skripal y de su hija Yulia.

"Se declaran personas no gratas y se expulsa en el plazo de una semana a 23 diplomáticos de la embajada del Reino Unido en Moscú", señala un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

Al mismo tiempo, Moscú ha retirado el permiso para la apertura del consulado general británico en San Petersburgo, la segunda ciudad del país.

"A tenor de la disparidad en el número de consulados de los dos países, Rusia retira su beneplácito para la apertura y funcionamiento del Consulado general del Reino Unido en San Petersburgo", agrega la nota.

La última medida en respuesta a las tomadas por Londres ordena la suspensión de la actividad en territorio ruso del British Council (Consejo Británico), el instituto público dedicado a la difusión de la lengua y la cultura inglesa en el extranjero.

"La parte británica ha sido advertida de que en caso de que se sigan tomando pasos poco amistosas en relación a Rusia, la parte rusa se reserva el derecho de adoptar otras medidas de respuesta", concluye la cancillería rusa.

Las medidas tomadas por Rusia en respuesta a la expulsión de 23 diplomáticos rusos del Reino Unido fueron comunicadas esta mañana al embajador británico en Moscú, Laurie Bristow, convocado por el Ministerio de Exteriores.

Yulia Skripal y su padre Serguéi, exagente de los servicios de inteligencia militar rusa (GRU) que pasó información al M16 británico, fueron hallados inconscientes el pasado día 4 en la ciudad de Salisbury, en el sur de Inglaterra, y desde entonces están hospitalizados en estado crítico.

Los investigadores británicos aseguran que fueron envenenados con un agente nervioso de fabricación rusa, por lo que Moscú -que rechaza todas las acusaciones- exige a Londres que le proporcione una muestra de ese material.

El Gobierno conservador de la primera ministra británica, Theresa May, ha exhibido seguridad en que Rusia es directamente responsable del envenenamiento y ha culpado al presidente ruso, Vladímir Putin, de haber ordenado el asesinato de Skripal.

Además de expulsar a 23 diplomáticos rusos, Londres retiró la invitación de visitar el país al ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y suspendió todas las relaciones de alto nivel con Rusia.

Londres "esperaba" la respuesta de Moscú

El Reino Unido indicó hoy que "esperaba una respuesta de este tipo" por parte de Rusia, en alusión a la expulsión de 23 diplomáticos británicos por parte del Kremlin, y anunció que Londres estudiará "nuevas medidas" la próxima semana.

El ministerio británico de Asuntos Exteriores emitió hoy un comunicado después de que Moscú revelara hoy que adoptará una medida idéntica a la tomada esta semana por Londres ante la crisis desatada por el envenenamiento el pasado día 4 del exespía Seguéi Skripal y su hija Yulia en Salisbury.

El Ejecutivo de Londres "esperaba una respuesta de este tipo y el Consejo Nacional de Seguridad se reunirá a comienzos de la próxima semana para valorar cuáles serán los próximos pasos a tomar", señaló el Foreign Office.

Policía británica revalúa seguridad de exiliados rusos

La policía británica ha empezado hoy a alertar a varios exiliados rusos en este país sobre su seguridad mientras investiga el asesinato del empresario Nikolai Glushkov, en medio de la tensión creciente entre Londres y Moscú.

Scotland Yard anunció este viernes la puesta en marcha de una investigación criminal por la muerte de Glushkov, de 68 años, ex subdirector general de la aerolínea estatal Aeroflot, que fue hallado sin vida el pasado lunes, después de que la autopsia confirmara que falleció por estrangulamiento.

Ese fallecimiento se produjo apenas una semana después del envenenamiento en la localidad inglesa de Salisbury, con una sustancia nerviosa de tipo militar y de fabricación rusa, del exespía Sergei Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, de 33, quienes continúan hospitalizados en "estado crítico".

Londres ha responsabilizado a Rusia de estar detrás del incidente de Salisbury, pese a que el Gobierno de Vladímir Putin ha negado su implicación desde el principio.

La primera ministra británica, Theresa May, anunció esta semana la expulsión de 23 diplomáticos rusos ante la actitud de Moscú de "completo desprecio" frente al incidente, así como una serie de medidas de represalia, a las que contestó hoy el Kremlin con la expulsión, por su parte, de 23 diplomáticos del Reino Unido.

Moscú anunció además hoy la retirada del permiso para la apertura de un consulado británico en San Petersburgo, la segunda ciudad del país, y ha suspendido la actividad del Consejo Británico en territorio ruso.

Por el momento, Scotland Yard ha indicado que no hay pruebas que relacionen la muerte de Glushkov con los sucesos ocurridos el pasado día 4 en Salisbury.

No obstante, según la BBC, la policía británica y los servicios de seguridad han revaluado su planteamiento inicial de que otros exiliados rusos en este país corrían un bajo riesgo ante los acontecimientos.

Glushkov, asilado político en el Reino Unido desde 2010, tras huir de Moscú, era amigo del oligarca ruso Borís Berezovski, un enemigo del Kremlin, que fue hallado ahorcado en 2013 en el Reino Unido.

Cargando