¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Hace 52 años un perro salvó el Mundial de Inglaterra 1966

Pickles encontró el Trofeo Jules Rimet antes que la Policía.

Archivos /

Tras los preparativos del mundial de fútbol 1966 en Inglaterra, en la exhibición que comúnmente se hace del trofeo Jules Rimet (llamado así en esa época), en el país anfitrión, fue robado. 

El entonces presidente de la FIFA, Stanley Rous, había aceptado la exhibición de la copa, bajo la condición que fuera cuidada por una empresa de seguridad especial y se exhibiera en una vitrina cerrada de vidrio blindado y con candado, además de eso que tuviera seguridad las 24 horas del día; cosa que no sucedió, durante la celebración de la misa quedó completamente sola y cuando los vigilantes regresaron no habían rastros de la copa. 

Los medios de comunicación de todo el mundo, titulaban en sus páginas "La copa del mundo ha sido robada", días mas tardes los presuntos autores del robo llamaron al entonces presidente del Chelsea FC, Joe Mears pidiendo una suma de 15.000 libras para devolver la copa.

Luego de varios días de búsqueda el trofeo Jules Rimet apareció de la manera menos esperada, pues un perro de raza collie, de color blanco y negro y de nombre Pickles, lo encontró en su recorrido dominical, paseaba con su dueño en una carretera del sur de Londres, donde encontraron en medio de los arbustos una caja con una estatua de oro, el joven dueño de Pickles muy asombrado decidió llevar el objeto a la Policía.

“Por entonces, el Ejército Republicano Irlandés andaba suelto, así que pensé que era una bomba, pero la curiosidad me ganó. Rompí un poco la caja y vi una inscripción que decía: Brasil, Alemania, Uruguay. Volví a casa corriendo y le dije a mi mujer: ‘¡Creo que he encontrado la Copa Mundial!’”, relató Corbett en una entrevista con Fifa.com.

Gracias a esa gran casualidad Pickles no solo fue conocido internacionalmente, también se ganó la medalla al 'perro del año', su dueño recibió una recompensa de 6.000 libras, y la mascota fue invitada especial a ser parte de la inauguración del Mundial 1970, donde lastimosamente no pudo estar presente porque un año después de encontrar la copa del mundo falleció. 

Actualmente su collar se encuentra exhibido en Museo Nacional de Fútbol de Manchester, donde diariamente es recordado por su gran hazaña. 

Cargando