Reunión de Kim Jong-un y Trump deja esperanzas e interrogantes

Los mandatarios de Corea del Norte y EE.UU. tendrán un encuentro histórico en mayo.

Donald Trump- Kim Jong-Un / Getty Images

El mundo verá en mayo un hecho sin precedentes cuando Donald Trump y Kim Jong- un tengan un encuentro que fue anunciado el jueves tras varios meses de imponer sanciones y presión diplomática al régimen de Corea del Norte.

La iniciativa la tuvo Kim Jong-un después de los acercamientos con Corea del Sur que comenzaron en los primeros días del año y se consolidaron durante los Juegos Olímpicos de Pyeongchang, llegando esos dos países a programar también una cumbre de alto nivel que será en abril.

Trump será el primer presidente en ejercicio de Estados Unidos en reunirse con Corea del Norte. Lo hará para hablar sobre desnuclearización y opciones para que ese régimen detenga su desarrollo de armamento, con el que ha amenazado no solo a sus vecinos de la región sino al territorio estadounidense.

La reunión es vista con esperanza por los países asiáticos que desde hace varios años intentan hacer conciliaciones con Kim Jong-un. El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in lo calificó como “un hecho histórico para lograr la paz en la península de Corea”. Destaco el liderazgo de Donald Trump y manifestó que es un gesto que será elogiado en todo el planeta.

Otros países de la región, como Japón y China destacaron las “señales positivas” de la reunión y manifestaron que van en la dirección correcta. Además China pidió “valentía política” antes del encuentro para tomar buenas decisiones y poner fin a varios años de tensiones.

El anuncio sobre el encuentro sorprendió incluso a Estados Unidos, que en los últimos meses ha dirigido varias amenazas hacia Corea del Norte e incluso el presidente Trump lo denunció en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

"Lo que ha cambiado es su posición, y de una forma bastante espectacular. Francamente, ha sido un poco una sorpresa para nosotros que se haya mostrado tan abierto", manifestó el secretario de Estado, Rex Tillerson, sobre la invitación hecha por Ki Jong-un.

El encuentro sin embargo aún deja interrogantes, pues no se han presentado detalles concretos sobre el mismo. Al hacer el anuncio, la delegación surcoreana no explicó dónde será la reunión ni dio una fecha exacta además del mes de mayo.

También hay expectativa sobre la posición que llevará Trump, quien en anteriores ocasiones ha señalado que no está dispuesto a negociar con el régimen ni con sus diplomáticos. Además hay interrogantes sobre cómo van a entenderse los dos mandatarios que tienen personalidades fuertes y que se han hecho todo tipo de insultos desde la llegada del estadounidense al poder.