E-mail: el mayor causante del estrés laboral

Estudios muestran el impacto del correo electrónico en el desempeño y estabilidad emocional de los empleados. ¿Qué podemos hacer?.

Aunque para muchos pueda ser muestra de productividad y ‘compromiso’, para otros, recibir y tener que contestar correos por fuera de su horario laboral es una terrible pesadilla y causa directa de estrés y mal ambiente de trabajo.

Tres investigaciones de sendas universidades de los Estados Unidos así lo han comprobado. De la mano de los smartphone y la tabletas, nos mantenemos a toda hora conectados, generando en nosotros un ‘tecno-estrés’ asociado, principalmente, con el miedo y obsesión de contestar correos a toda hora, incluso en tiempos de uso personal y familiar.

“Exhaustos” es el primer hallazgo que encontraron investigadores de las universidades Virginia Tech, de Colorado y de Leigh, al indagar a empleados de distintas empresas. Y todo se trata de un problema de políticas en las empresas.

“Si una persona escribe a un subalterno, pidiendo respuesta urgente a un correo, esto pasa porque su jefe también lo ha hecho con él. Es claro el mensaje: si el jefe escribe, todos deben trabajar para responderle. Y ese es el gran error”, dice el informe.

El efecto de esta situación es una reducción ostensible de la productividad y de la calidad de vida en general de los empleados, que terminan por aburrirlos de sus empleos.

Cary Cooper, sicólogo de la Manchester University School, señaló en una entrevista con The Guardian, que “esta cultura de revisión constante del correo electrónico está matando a la gente”.

Por su parte Ron Friedman, autor de ‘The best place to work’, señaló que la única solución de esta situación recae en las empresas y sus directivos. “Las empresas deben tomarse en serio la tendencia y aplicar normas que permitan a los empleados tener sus horas personas de desconexión”, señalaron.

Archivado en:

Outbrain