¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Netanyahu sería imputado por cargos de corrupción

El primer ministro israelí sería culpado por cargos relacionados con soborno.

Benjamín Netanyahu /

La policía israelí dará a conocer hoy o mañana sus recomendaciones a la Fiscalía sobre la investigación en dos casos de corrupción que involucran al primer ministro, Benjamín Netanyahu, tras levantarse anoche el veto del Tribunal Supremo, informaron medios locales. 

Las recomendaciones podrían pedir que se impute al jefe del Gobierno de al menos un cargo de soborno en uno de los dos casos en los que es sospechoso, conocidos como 1000 y 2000, informó hoy el digital "Times of Israel".

Anoche, el Supremo rechazó una petición que pedía se prohibiese a la policía recomendar imputaciones contra un alto cargo, señalando que "no hay razón para interferir" en los actos policiales, lo que abre el camino para que el informe policial se haga público.

Netanyahu se reunió hoy con sus abogados y con asesores cercanos para consultarles en vistas de la inminente difusión de los resultados de más de un año de investigación policial, que ha incluido seis interrogatorios en profundidad al dirigente, aseguró el digital "Ynet".

El diputado Yoav Kish, del conservador Likud (partido que encabeza Netanyahu) y que encabeza el comité de Asuntos Internos del Parlamento (Kneset), anunció hoy que ha convocado al comisario de Policía Roni Alsheij para pedirle explicaciones de "el comportamiento policial en las investigaciones al primer ministro", que el partido ha puesto en duda.

La polémica surgió cuando Alsheij aseguró en una entrevista que se había tratado de interferir en el proceso, siguiendo y presionando a los investigadores, lo que Netanyahu tachó de "acusaciones ridículas" que a su entender demuestran que la policía está en su contra y no puede llevar a cabo una investigación imparcial y objetiva.

En el caso 1000, Netanyahu es sospechoso de aceptar regalos de millonarios para él y su familia -como puros y champán por miles de euros- a cambio de favores, mientras que en el 2000 se le investiga por proponer un pacto al editor del diario "Yediot Aharonot", Arnon Mozes, para conseguir una cobertura favorable a cambio de debilitar al diario rival, el "Israel Hayom".

El jefe del Gobierno israelí niega cualquier implicación en ambos casos, aunque ha reconocido la recepción de regalos, que asegura que se enmarca en un intercambio de obsequios propio entre amigos, y ha declarado reiteradamente: "No encontrarán nada, porque no hay nada".

Cargando