¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LAS 5 MÁSVaya a la cama bien informado con LAS 5 de CARACOL

Una antigua Playboy se suma a las acusaciones contra Paul Marciano

Kristina Shannon, ha asegurado ahora que el creativo de Guess se propasó con ella.

Kristina Shannon, a la izquierda, junto a su hermana gemela Karissa durante su etapa como Playmates /

Al hilo del relato ofrecido por Kate Upton acerca de la manera en que el director creativo de Guess se habría propasado con ella en todas las ocasiones en que trabajaron juntos, una antigua Playmate llamada Kristina Shannon se ha atrevido a compartir su propia experiencia con Paul Marciano, para acusarle de aprovecharse de su sueño de convertirse en modelo y utilizarlo como herramienta de coacción.

Vea también: Marvel reúne a sus superhéroes favoritos para celebra sus 10 años

Según las declaraciones de Kristina, que junto a su hermana gemela Karissa fue una de las muchas novias del fundador de Playboy Hugh Hefner, el co-fundador de la casa de moda le prometió que la convertiría en la próxima Kate Upton, dando a entender que el éxito profesional de la explosiva rubia se debía a que en su momento había accedido a acostarse con él.

"Me habló mucho de ella y, en concreto, me dijo que él era quien la había descubierto y la había hecho famosa. Me prometió que haría lo mismo por mí", ha rememorado la antigua chica Playboy ahora en declaraciones a The Blast.

En su caso, a finales de 2012 Kristina acudió a una sesión de fotos organizada por Marciano, tras la cual el diseñador se habría autoinvitado al apartamento de la joven con la excusa de que así podrían analizar juntos las instantáneas que habían obtenido. Una vez en la vivienda, tal y como recuerda la maniquí, su actitud cambió radicalmente volviéndose más violenta y posesiva.

"Se abalanzó sobre mí. Empezó a acariciarme los pechos y a poner su mano entre mis piernas. Me llevó hasta la habitación y una vez allí me hizo tumbarme sobre el estómago", ha declarado, añadiendo de forma escueta que después mantuvieron relaciones.

Tras ese episodio, Kristina habría seguido en contacto con Paul Marciano, quien -según ella- le mandaba mensajes pidiéndole que le enviara fotos desnuda y se presentaba en su apartamento sin previo aviso, algo que solo toleró con la esperanza de que él cumpliera su promesa y le ayudara a lanzar su carrera en el mundo de la moda, algo que finalmente no sucedió.

"Ahora que estoy hablando de todo aquello no puedo evitar que se me salten las lágrimas. La única razón por la que mi hermana y yo nos metimos en Playboy era que queríamos ser modelos. Él se aprovechó de eso. Le odio por ello", concluye.

Por su parte, Paul Marciano ya ha negado todas las alegaciones realizadas en su contra por la señorita Upton.

Cargando