¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La corrupción, un problema que surge de la cotidianidad

El estudio fue realizado por estudiantes de la Universidad Manuela Beltrán

Samuel Moreno, ex alcalde de Bogotá procesado por el "cartel de la contratación" /

Estudiantes de psicología de la Universidad Manuela Beltrán realizaron un experimento social que encontró que las conductas de corrupción no se dan solamente en un ámbito político o económico, sino que vienen de contextos más cotidianos.

El experimento consistía en poner una prueba que no podía ser solucionada: Escribir 100 palabras que iniciaran con la misma letra en 4 minutos, si la persona lograba cumplir el reto, ganaba un bono por $50.000 pesos; ante la inevitable pérdida, el investigador le ofrecía a los concursantes una nueva opción, decir que la prueba había sido solucionada y dividir el dinero entre el concursante y él.

El experimento fue realizado a 900 hombres y 475 mujeres entre los 18 y los 40 años, el 79% de las mujeres accedieron al igual que el 89% de los hombres.

Según estos resultados, los estudiantes y docentes realizaron un análisis para hacer algunas conclusiones: que existe en los hombres, tendencias mayores a entrar en conductas de corrupción a las mujeres; las personas acceden a este tipo de tratos cuando están acompañados, por lo que llaman los psicólogos como “presión o influencia social”.

Muchas personas aceptaban el trato pensando que al acceder, estaban ayudando al investigador, “Es algo que ocurre en el contexto colombiano, las personas piensan que este tipo de comportamientos son los que se llaman Actos de viveza, sin pensar que un experimento como este puede afectar resultados o indicadores que pueden ser importantes incluso para todo el país” así puntualizó Jeisson Palacios, director del Programa de Psicología dela Universidad.

Otras conclusiones están relacionadas con el ambiente en general que vivimos los colombianos, según Palacios, “Un hogar que fomenta una competitividad no sana, está formando un adolescente o adulto que posteriormente no le importará pasar sobre los demás para cumplir sus objetivos.

Otros contextos que influyen en la creación de pensamientos y conductas corruptas, son la educación, el ambiente laboral e incluso los productos que los colombianos consumen a través de medios como la televisión y las redes sociales.

Cargando