¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El Salón Málaga, un viaje al pasado del tango y el bolero en Medellín

Considerado el bar más famoso de Medellín, ciudad donde murió Carlos Gardel en 1935.

Pareja Bailando Tango /

En una calle del centro de Medellín, casi que escondido entre los comercios de la zona, está el SalónMálaga, un establecimiento convertido en objeto de culto por su tradición de más de medio siglo dedicado a la difusión del tango y el bolero.

Leer También: El baile de gala del Carnaval que muestra la cara opulenta de Brasil

Considerado el bar más famoso de Medellín, ciudad donde murió Carlos Gardel en 1935, el Málaga es patrimonio histórico y cultural de la urbe y visita obligada de los amantes de esos dos ritmos.

La "música antigua de colección" es su bandera, como lo explica a Efe su propietario, Gustavo Arteaga, que desde 1957 está al frente del local, a donde no deja de acudir un solo día.

"En el Salón Málaga la especialidad es la música antigua. Entre esa música antigua están el tango y el bolero", afirma mientras muestra orgulloso su discoteca compuesta por más de 7.000 acetatos.

Por su rica y variada colección, en 1968 la CBS le otorgó un Disco de Oro, otro de sus tesoros.

Los lunes, agrega, es el día del tango y no se pone otra música, mientras que los jueves la programación está dedicada a los boleros antiguos para un público fiel que además de escuchar a los clásicos bebe un auténtico café colombiano y danza entre las mesas.

Leer También: Morgan Freeman recibe el premio a la trayectoria en los SAG

Las paredes del establecimiento son un viajeal pasado, comenzando por una fotografía de cuerpo entero y tamaño natural de Gardel que da la bienvenida al visitante.

Imágenes en blanco y negro de artistas de siempre como Celia Cruz; el tenor Enrico Caruso; la soprano brasileña Bidú Sayão, que en los años 30 y 40 del siglo pasado era una de las estrellas de la Metropolitan Opera de Nueva York, y de orquestas de diferentes países, dan al lugar un toque nostálgico.

El balcón desde el que el propietario maneja el local es un pequeño museo en el que se pueden ver diferentes tipos de vitrolas, gramófonos, radios y radiolas de la primera mitad del siglo XX, así como viejas cámaras fotográficas, relojes, máquinas de escribir y traganíqueles.

Entre tantos objetos, muestra con cariño una réplica del famoso perrito de la RCA Victor, la primera gran casa discográfica del mundo.

Leer También: Buen año para el cine colombiano

Arteaga recuerda que en 1957 pagó 7.500 pesos (unos 2,5 dólares al cambio de hoy) por un pequeño bar que compró en otro punto del centro de Medellín, y que convirtió en el Salón Málaga.

"El Salón Málaga comenzó en (la calle) Maturín con Abejorral. Allá estuve 15 años y luego me vine para acá (la sede actual). Aquí llevó 45, son 60 años que le celebramos en noviembre del año pasado", afirma.

Uno de los días de mayor público es el sábado, cuando hacen presentaciones de tango en vivo con cantantes y bailarines, a los cuales acude también gente joven y turistas.

"Viene mucha gente joven, mujeres sobre todo, mucha mujer viene aquí y piden tango, a las mujeres les gusta mucho el tango", afirma.

Pero además del tango y el bolero, el lugar reserva momentos para otros ritmos como óperas, zarzuelas, valses, bambucos o habaneras.

Ver También: La pregunta difícil de Rodolfo Llinás

El SalónMálaga, junto con el salón de té Astor, fundado en 1930 por el inmigrante suizo Enrique Baer, hace parte de la historia del centro de Medellín que la Alcaldía se ha propuesto recuperar con un programa de revitalización urbana que incluye la construcción de más vías peatonales y la restauración de lugares tradicionales.

"Estamos haciendo una red de corredores, estamos trabajando sobre lo construido, no estamos inventando un centro, estamos recuperando la memoria", dijo a Efe Pilar Velilla, gerente del Centro de Medellín, una entidad de la Alcaldía.

El programa incluye obras de movilidad, infraestructura, trabajo social, la promoción del uso de la bicicleta y la recuperación de espacios públicos para los caminantes de manera que puedan conocer mejor los tesoros culturales que guarda el centro la ciudad.

Cargando