¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

COSTA RICA ARTE (Crónica)

Caricaturas, color y arte dan vida a espacios marginales en Costa Rica

María José Brenes

San José, 27 ene (EFE).- "Los murales de la gente" del artista costarricense Francisco Munguía dan vida con sus caricaturas, color y arte a espacios marginales de Costa Rica.

Los muros de la ciudad, grises, sucios, y olvidados van tomando color. Perros, vacas, gatos, niños, tortugas y distintos personajes se asoman y los colores primarios pintan una nueva huella.

La exposición es mostrada en el estudio 1.1 del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo y reúne más de una década de trabajo mural y humorístico del artista que ya suma más de 100 obras.

Su arte tiene un mensaje de optimismo, es de fácil lectura y sobresale entre una bulliciosa, sucia, y descolorida capital. Pero detrás de cada uno de ellos hay una historia que da vida y une a vecindarios para realizar un trabajo en equipo.

"El humor es medicinal y antes los murales eran recuerdos de guerra o políticos, pero esto es más real para la gente que el realismo de un poro de la cara de un presidente falso por dentro. En cambio esto que es una caricatura que se puede ver infantil, ingenuo, pero es más de la gente", dijo en entrevista con EFE Francisco Munguía.

Ese lenguaje caricaturesco asociado a la historieta, la sátira, y la fábula tiene el poder de transmitir un comentario social y establecer una sinergia con las personas de la comunidad.

Los murales del artista están en la ciudad, en los suburbios, en los espacios marginales de las comunidades de Los Guido, Los Cuadros, León XIII, La Carpio, Cristo Rey, Sagrada Familia, donde muchos no quieren ir, donde están los más vulnerables y los más invisibilizados por la sociedad.

Munguía explicó que se trata de "barrios muy activos", pero la diferencia está en que "otros" no han querido involucrarse en esos sitios donde existe "verdadero poder civil y en donde son capaces de modificar su contexto".

"Mis murales son integrales y son inclusivos. Esto funciona porque el color es luz y desplaza cosas como la suciedad, la indigencia, entonces la participación se da de una forma muy grande, porque se involucran muchas personas entonces eso los motiva", expresó Munguía, de 42 años.

El proceso de trabajo del artista es realizar un boceto a tiza en la pared y posteriormente cada persona interesada puede involucrarse en el mural ya sea pintando o brindando ideas.

Además, involucra a todo tipo de personas, desde niños hasta adultos mayores, amas de casa, policías o indigentes, quienes convierten un área que antes era un basurero en una zona recreativa, por lo cual la misma comunidad trabaja en preservarlo.

"En realidad lo que se documenta es que los murales no son solamente una pintura, sino una experiencia que involucró a gente y esa gente cuida para que esa experiencia no sea borrada", afirmó a Efe la curadora del museo Adriana Collado.

Estas obras son del gusto popular, han reactivado espacios público olvidados y han sobrevivido al vandalismo. El muro se transforma en un instrumento de comunicación de masas.

Collado explicó que hay tres factores que contribuyen a la realización y conservación de estas obras, el primero de ellos el método de trabajo con las comunidades.

El segundo el lenguaje artístico, como lo es la caricatura. Un humor gráfico, muy potente en su mensaje, que tiene alta recordación y por tanto es popular.

Y tercero, el mural, que es una forma de comunicación en la calle que directamente va al encuentro de las personas y que históricamente ha narrado un momento de la sociedad.

"Son plataformas perfectas para que la iglesia, el Estado o un movimiento ideológico posicionara sus ideas . Los murales son un libro abierto de la ciudad", manifestó Collado.

El arte de Munguía ha trascendido las fronteras, tiene obras en Honduras sobre la maternidad y la erradicación de la muerte infantil durante el parto, así como en España con un mural alusivo al agua, ambos trabajados bajo la Fundación de Organizaciones Voluntarias de las Naciones Unidas.

El costarricense además de murales, realiza vídeo juegos, vídeos, calcomanías y pintura de caballete, y ha participado en una treintena de exposiciones a nivel nacional e internacional.

Cargando