¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

CIENCIA BIOLOGÍA

Estudio determina que las mitocondrias funcionan a 50 grados centígrados

Las mitocondrias, las productoras de energía de las células, funcionan de manera óptima a 50 grados centígrados, más de 10 grados por encima de la temperatura corporal humana habitual, según un estudio publicado hoy en la revista PLOS Biology.

El análisis, llevado a cabo por un equipo científico internacional liderado por el investigador Pierre Rustin, del hospital Robert Debré de París, se hizo a través de una sonda química cuya fluorescencia es particularmente sensible a la temperatura, conocida comúnmente como "termómetro molecular".

El equipo introdujo este termómetro en el centro de las mitocondrias, orgánulos encargados de suministrar la mayor parte de la energía necesaria para la actividad celular, que demostró una temperatura estabilizada a 50 grados centígrados.

Así, la fluorescencia de la sonda sugirió que la temperatura de las mitocondrias en las células vivas e intactas es más de 10 ° superior a la temperatura corporal humana, siempre que las mitocondrias sean funcionales.

Los autores señalaron que estas altas temperaturas registradas en el núcleo de las mitocondrias son "inesperadas", y aseguraron que este descubrimiento debería conducir a una reevaluación de nuestra visión de cómo funcionan las mitocondrias y su papel en las células.

"Gran parte de nuestro conocimiento sobre las mitocondrias, la actividad de sus enzimas, la permeabilidad de sus membranas, las consecuencias de los defectos genéticos que afectan su actividad y el efecto de las toxinas o los fármacos, se han establecido a 37,5 grados, pero aparentemente esa no es su temperatura", concluyeron.

Para garantizar una temperatura interna estable, el cuerpo humano utiliza el calor producido por la última etapa del consumo de alimentos o combustión de nutrientes en estas estructuras conocidas como mitocondrias, de las cuales hay decenas o cientos en cada célula, dependiendo del tipo de célula.

Los resultados del estudio parecen mostrar que, al mantener nuestro cuerpo a una temperatura constante de 37,5 grados centígrados, las mitocondrias operan de forma muy similar a los radiadores termostáticos en una habitación poco aislada, funcionando a una temperatura mucho más alta que su entorno.

Además del equipo de investigación francés, científicos de Finlandia, Corea del Sur, Líbano y Alemania también participaron en este hallazgo.

Cargando