¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Dónde está la bolita
Dónde está la bolita

Marzo define mayo

Las elecciones de Congreso pueden ser definitivas para inflar o desinflar candidatos. De lo que pase podrían salir nuevas fórmulas.

Cerrado el plazo para la inscripción de consultas entre partidos para escoger candidatos a la Presidencia, queda claro que la derecha se la juega con una alianza conservador – uribista, mientras la izquierda y el centro se van abiertos , por ahora, más por evitar el “abrazo del oso” –De la Calle evita a Petro y Fajardo a De la Calle-- que por afinidades programáticas, que las tienen, en temas como paz y reformas sociales. 

Con la decisión de ir a una consulta entre Marta Lucía Ramírez, Alejandro Ordóñez e Iván Duque, la derecha que es la misma del NO al plebiscito, arranca fuerte como bloque, pero aún está por verse qué tan compacta por dentro. Ramírez, distante de Ordóñez, tuvo que aceptar las condiciones del uribismo para salvar la coalición y tendrá que salir a buscar el apoyo de sectores conservadores y mujeres porque los votos del uribismo en alta proporción ya están comprometidos con Duque. Al menos, el voto que mueven los congresistas de ese partido. Los de Ordóñez son una incógnita porque no se ha medido en las urnas y no es claro qué tanta base conservadora lo respalde. 

De la consulta que harán Petro y Carlos Caicedo, ex alcalde de Santa Marta, es claro que se trata de una disputa predecible en la que uno está arriba en las encuestas y el otro no marca. De resto son escenarios que quedan por elaborar. Clara López, Humberto de la Calle y Sergio Fajardo, hasta hoy, van en solitario a la primera vuelta. Rodrigo Londoño, que nunca ha estado en las cuentas de los dos anteriores, así como Piedad Córdoba, irán cada uno por su lado. Hoy, con estas fracturas, no habría posibilidad de un triunfo de cualquiera de las anteriores alternativas. 

Sin embargo, marzo puede ser clave para que haya un replanteamiento político. Las elecciones de Congreso pueden ser definitivas para inflar o desinflar candidatos. Del número de curules que logre cada uno de los candidatos de este bloque podría depender la cotización para llegar a una negociación del futuro gobierno. Marzo, por ejemplo, puede cotizar al liberal De Calle si además llegara a tener de su lado a los congresistas que elija la U. En eso puede llevarla amplia ventaja a Fajardo y a Petro que son fuertes como candidatos, pero débiles en materia de respaldo de congresistas. Pero un revés liberal en las urnas lo pone en aprietos. Germán Vargas Lleras y los conservadores también tienen una gran apuesta en las parlamentarias. Un numero de curules de Cambio Radical inferior a 15 puede ser un mal resultado para Vargas y desmotivar al elector y a la maquinaria. Más de 20 lo fortalece para primera vuelta. Una votación decorosa para los conservadores podría volverlos determinantes en la primera vuelta bien sea con Vargas o con el que elija la derecha. 

Por lo pronto, no hay claridad de quién puede ganar. Ninguno de los candidatos supera el 20% en las encuestas. Hay demasiados nombres aún y eso hace que el elector no tenga clara su decisión.

Cargando