¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EEUU ARTE (Crónica)

Artista brasileña contagia a Miami su adicción a hablar con desconocidos

Ana Mengotti

Miami, 23 ene (EFE).- La acción inicial es siempre la misma, una mujer descalza sentada en un espacio público frente a una silla vacía levanta un cartel que dice "Converso sobre cualquier asunto", pero los resultados son siempre diferentes e inesperados.

Esa mujer es la artista brasileña Eleonora Fabiao, quien hoy plantó dos sillas a la entrada del Government Center, un edificio público del centro de Miami, para una nueva edición de la "performance" que viene representando desde 2008.

"Es algo adictivo", señala en una entrevista con Efe al hablar de este experimento que define como "prismático" y que ha realizado en Brasil, Colombia, Alemania y Estados Unidos entre otros países.

En Miami está presentando un "tríptico": ayer estuvo en el Parque del Dominó, en la Pequeña Habana, hoy en el centro de la ciudad y mañana en Lincoln Road, un lugar turístico de Miami Beach.

Según cuenta esta carioca, siempre deja claro desde el principio a quien acepte su invitación a conversar que ella no es ni "un psicólogo que escucha a los demás ni un sacerdote que se hace escuchar" y que su propósito es fundamentalmente artístico.

"Estoy aquí para establecer un diálogo" y no tiene por qué ser con un solo interlocutor, dice.

A veces debe sacar las sillas de repuesto que tiene al cuidado de un ayudante y se pueden juntar seis o más personas para conversar.

Lo que nunca pasa es que no haya gente dispuesta a darle a la lengua y que no surjan temas de conversación. "Es siempre fluida", afirma.

Hoy en una explanada por la que circulaban oficinistas que regresaban al trabajo después del almuerzo y deambulaban indigentes que habitan en las calles contiguas al Government Center había gente esperando a que levantase su cartel con las palabras mágicas.

Un señor perfectamente vestido con traje y corbata y sombrero para protegerse del sol la esperaba, porque leyó en algún sitio acerca de este "experimento", y un matrimonio, sin más preámbulos, le dijo: "Let's Talk" (hablemos).

El lunes en el Parque de Dominó cuando aún no había terminado de escribir en un cuaderno gigante su tarjeta de presentación en inglés y español, "I Will Have a Conversation About Any Subject" o "Converso sobre cualquier asunto", la silla frente a la suya ya estaba ocupada, según cuenta a Efe.

El "asunto" más común del que se habla es el mismo hecho de que unos desconocidos estén conversando en un espacio público. "¿Qué estamos haciendo aquí?", es una frase que no suele faltar en cada conversación como manera de "romper el hielo".

Pero Eleonora ha hablado de todo con sus interlocutores, de amor, de dinero, de arte y de problemas de todo tipo.

Ha reído y llorado con la gente, escuchado y contado confidencias y secretos y ha tenido discusiones políticas y a veces airadas, aunque nunca se ha llegado a una pelea física.

Ningún tema está vetado ni trata de evitarse. Nada está predefinido ni establecido, subraya la ganadora del Premio Arte en las Calles 2011, de la Fundación Nacional para las Artes de Brasil.

Rina Carvajal, directora ejecutiva y curadora jefe del Museo de Arte y Diseño del centro universitario Miami Dade College (MDC), dijo a Efe que le propuso a Fabiao presentarse en la ciudad, porque es necesario "activar los espacios públicos".

Con ese fin están programadas diversas performances en las calles de Miami hasta abril de 2018.

Pensar que solo los indigentes o gente desocupada y con tiempo que perder van a ser los interesados en dialogar es un "error", subraya Fabiao, que, aunque nacida en 1978, solo tiene 12 años y medio, pues vino al mundo un 29 de febrero.

La artista, madre de una hija, ha tenido conversaciones con adultos y con niños y con hombres y mujeres por igual.

"Toda clase de personas han accedido a conversar" en los nueve años que lleva proponiéndoselo al mundo.

Fabiao no revela nunca quién dijo tal cosa o tal otra pero recuerda frases que ha escuchado en sus charlas y las utiliza en textos que escribe acerca de sus experiencias como artista callejera.

Nadie hasta ahora le ha confesado un asesinato u otro delito grave pero sí ha hablado de infidelidades de pareja y, entre las personas que más recuerda, está un policía retirado de unos 65 años con el que habló de la muerte.

"Me decía que estaba todos los días preparado para morir", subraya.

Rara vez ha mantenido el contacto con alguna persona que participara en el experimento. Lo suyo es la "amistad política", como definía Artistóteles, la que se basa en el respeto a las opiniones de los demás, explica.

Cargando