¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

BOLIVIA CARNAVAL

El Pepino vuelve a la vida y abre el telón del carnaval de La Paz

Gina Baldivieso

La Paz, 14 ene (EFE).- El travieso Pepino, el personaje central del carnaval de La Paz, volvió hoy a la vida en medio de un derroche de color, alegría y música para dar inicio a las celebraciones precarnavaleras en esta ciudad boliviana.

Decenas de personas llegaron hasta el atrio del Cementerio General, en la populosa zona Garita de Lima, para participar en el Desentierro del Pepino, una "tradición contemporánea" mediante la cual se busca "revalorizar" a ese personaje, explicó a Efe el secretario municipal de Culturas, Andrés Zaratti.

"A partir de este desentierro, el pepino vuelve a tomar las calles, vuelve a festejar de la mano del Ch'uta y la Chola dando inicio a toda la etapa precarnavalera", señaló Zaratti.

Un cortejo encabezado por el gobernador de La Paz, Félix Patzi; la alcaldesa interina de la ciudad, Cecilia Chacón, Zaratti y otras autoridades recorrió algunas calles llevando a cuestas el féretro en que el Pepino fue enterrado a fines del carnaval pasado.

La comitiva avanzó primero al son de una marcha fúnebre interpretada por la banda municipal, que luego cambió el ritmo lento por los acordes alegres de la música típica carnavalera de La Paz.

Por delante del ataúd iban bailando el Ch'uta y la Cholita paceña, que junto al Pepino completan el trío de personajes emblemáticos del carnaval de esta ciudad.

Por momentos asomaba una mano cubierta con un guante por una rendija del ataúd blanco, decorado con dibujos de globos de colores, anticipando el despertar del Pepino.

Tras recorrer algunas calles, la procesión se detuvo en un escenario montado por la Alcaldía de La Paz donde fue depositado el féretro del Pepino, que quedó flanqueado por las aspirantes a reina del carnaval de la urbe.

Con la voz chillona que le caracteriza, el alegre Ch'uta fue el encargado de recitar un ritual para revivir al Pepino, que fue moviendo una a una sus extremidades y terminó de despertar tras ser besado por la Cholita y las jóvenes reinas de belleza.

Vestido de color rojo y verde, el Pepino abrazó a su compadre Ch'uta y a continuación estalló la fiesta, mientras volaban por el aire mixturas y papel picado.

El Pepino representa la picardía, la alegría y el desenfreno característicos del carnaval, mientras que el Ch'uta y la Cholita introducen costumbres aimaras en la fiesta, como el agradecimiento a la "Pachamama" o Madre Tierra por sus frutos, una tradición arraigada en el occidente.

La etapa precarnavalera continuará las próximas cuatro semanas con una serie de actividades como la elección de los personajes del carnaval y de sus reinas, explicó Zaratti.

A partir del sábado 10 de febrero se desarrollarán las actividades propias del carnaval, comenzando con el Corso Infantil, un desfile de niños disfrazados que recorren el centro de La Paz.

Al día siguiente bailarán en las calles las comparsas de adultos formadas principalmente por Pepinos, Ch'utas y Cholitas.

El lunes 12 de febrero decenas de bailarines de danzas autóctonas del altiplano recorrerán las calles paceñas en la Jisk'a Anata (fiesta pequeña) y en el martes de carnaval se realizarán las tradicionales "ch'allas" o ceremonias de agradecimiento a la "Pachamama" por los bienes obtenidos.

"El carnaval paceño se caracteriza por ser diverso, tiene una variedad de expresiones culturales organizadas por varias instituciones barriales, folclóricas, las cuales suman un programa extenso", sostuvo Zaratti.

Por ello se ha conformado un Comité Impulsor del Carnaval Paceño, que coordina todas esas actividades y otras complementarias, como exposiciones artísticas y actividades académicas relacionadas con estas fiestas.

El Pepino andará libre por las calles de La Paz hasta el 18 de febrero, cuando será nuevamente enterrado hasta el próximo carnaval.

Cargando