¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Clima de apocalipsis en el mundo

Expertos consultados por Caracol Radio señalan que no hay vuelta atrás para la humanidad en materia de clima, tendrá que enfrentar frío extremo y olas de calor en varias regiones del planeta.

Los primeros días del 2018 estuvieron marcados por noticias sobre una “tormenta bomba” en Estados Unidos, temperaturas de 30 grados bajo cero en Canadá, fuertes olas de calor en distintas ciudades de Australia e incluso una nevada en el desierto del Sahara. 

Son fenómenos extremos de frío y de calor que según los expertos, son poco comunes pero que se seguirán presentando en próximos años y que podrían afectar a toda la población del planeta. 

Caracol Radio consultó con meteorólogos y especialistas ambientales de varios países que concuerdan en que las temperaturas, tormentas y nevadas extremas son una consecuencia del cambio climático. La directora del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales de España, Teresa Ribera, manifestó que “esos escenarios son compatibles con los del aumento de las temperaturas”. 

Tanto Ribera como la meteoróloga panameña Annette Quinn, explican que el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero ha llevado a un cambio en la atmósfera y en la temperatura del mar.

Quinn manifiesta que esto lleva a que “se carguen de energía las corrientes del océano, que son muy buenas para generar tormentas invernales”. Explica además que las tormentas necesitan calidez y por eso cada vez presentan vientos, lluvias y nevadas de mayor magnitud. Eso además deja en evidencia la relación entre el aumento de la temperatura, característico del cambio climático, con el frío extremo en el hemisferio norte. 

Desde España, Ribera dice que además han ocurrido cambios en “la salinidad del agua, las condiciones físicas de la Tierra y la biodiversidad, así como la situación del hielo y de la nieve”. Señala que es el resultado de más de 150 años de actividades humanas en la tierra, los motores y las industrias, entre otros sectores que se han intensificado en los últimos 20 años. 

Sobre las posibles soluciones o mecanismos para detener el cambio climático, las expertas señalan que es algo que continuará, pero sí se pueden intentar reducir sus efectos. Proponen alternativas más ecológicas para disminuir el costo humano y económico y que las futuras generaciones puedan garantizar su supervivencia.  

Tanto Ribera como Quinn coinciden en que los fenómenos extremos se seguirán presentado cada vez con mayor frecuencia. Aseguran que afectarán a todas las regiones del planeta, pero especialmente a los países más pobres y con menos educación frente al cambio climático. 

“El nivel de preparación y la capacidad de construir una resiliencia frente al cambio determina el impacto que puede tener”, manifiesta Ribera. Y Quinn destaca que algunas sociedades han logrado construir políticas para la protección del agua y la adaptación de la agricultura.

Cargando