¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

PARAGUAY NARCOTRÁFICO

Juzgado paraguayo ordena suspender extradición de narco Pavao a Brasil

Un juzgado de Paraguay ordenó hoy la suspensión de la extradición a Brasil del narcotraficante brasileño Jarvis Chimenes Pavao, prevista para el jueves, al hacer lugar a un hábeas corpus genérico que ha sido enviado al ministro de Justicia, Ever Martínez.

El documento, que fue divulgado hoy por los medios locales y está firmado por un juez del juzgado de primera instancia de la ciudad de San Estanislao, ordena la suspensión hasta que no haya una "sentencia definitiva" sobre el caso de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La resolución establece además que el preso permanezca recluido en las dependencias de la Agrupación Especializada de Asunción, donde actualmente se encuentra.

El comisario de la oficina de Interpol en Paraguay, Luis Arias, confirmó a Efe que la "extradición está suspendida" y manifestó estar a la espera de la reacción de mañana de las altas instancias judiciales.

Arias era uno de los agentes de Interpol designados para entregar a Pavao a las autoridades de Brasil tras acompañarlo en un vuelo desde Asunción el jueves.

Pavao finaliza el miércoles su condena en Paraguay, tras cumplir ocho años encarcelado por evasión fiscal y lavado de dinero.

Tiene una petición de extradición, confirmada y en firma por Paraguay, expedida por los juzgados del estado brasileño de Santa Catarina, en donde esta condenado por lavado de dinero, narcotráfico y asociación criminal.

El 12 de septiembre la Justicia paraguaya aceptó la extradición de Pavao, aunque demoró la entrega hasta el término de su condena en Paraguay, con base en el Tratado de Extradición vigente entre los dos países que permite aplazarla hasta la conclusión del proceso penal o hasta que se hayan cumplido las penas.

Pavao fue trasladado a finales de julio de 2016 a dependencias policiales de máxima seguridad tras un motín en la prisión de Tacumbú, en Asunción, donde estaba recluido en una "celda VIP" con sofás, una cama matrimonial, televisiones plasma y fax.

Cargando