¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

ECUADOR ECONOMÍA (Análisis)

Ecuador cierra 2017 con mayor crecimiento y una mejor recaudación tributaria

Ecuador cierra este año con un mejor crecimiento de lo previsto y una mayor recaudación tributaria, signos de una estabilidad económica apuntalada por la mejoría en el precio internacional del petróleo, el principal producto de exportación del país.

Tras superar un mal 2016, cuando decreció 1,7 por ciento con terremoto incluido (en abril de ese año), Ecuador aspira cerrar 2017 con un crecimiento del 1,5 por ciento, superior al 1,3 previsto como promedio para la región por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El Banco Central de Ecuador, a comienzos de este diciembre, revisó al alza el crecimiento y dijo que esperaba llegar al 1,5 por ciento, en lugar del 0,71 previsto inicialmente.

Incluso el propio Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo estar sorprendido por el desempeño económico de Ecuador, del cual esperaba, según un estudio de octubre pasado, un crecimiento de apenas el 0,2 por ciento.

Se trata de una economía que "nos ha sorprendido en el año 2017 de manera favorable, con un crecimiento mayor al que habíamos anticipado", admitió a finales de noviembre el director del Departamento Occidental del FMI, Alejandro Werner, tras un encuentro en Quito con altas autoridades del Gobierno.

Para el ministro ecuatoriano de Economía, Carlos de la Torre, el balance es positivo y apuntó que el déficit fiscal este año terminará con un 4,5 por ciento, con perspectivas a que baje a 3,9 por ciento el próximo.

Para De la Torre, la economía ecuatoriana "está en etapa de clara estabilización" y destacó que ello se ha logrado sin llegar a medidas extremas de choque, conocidos como "paquetazos" o ajustes drásticos en los costos de los servicios públicos o los combustibles, estrategia muy usada en el pasado.

"No hubo paquetazo y no habrá paquetazo". Así de contundente ha sido De la Torre al insistir en que el Gobierno del presidente Lenín Moreno mantendrá una línea de conducta que no afecte a la población en general.

Y esa decisión también ha sido respaldada por condiciones favorables en el mercado internacional del petróleo, en el que se cifran muchas de las perspectivas de Ecuador, país que tiene en el crudo a su principal producto de exportación y que se constituye en una de sus principales fuentes de ingresos.

El Gobierno ecuatoriano, en su proyecto o proforma presupuestaria para 2018 (que ascenderá a 34.818 millones de dólares) estimó un precio promedio del petróleo de 41,92 dólares por barril.

Sin embargo, como ejemplo, el precio del petróleo intermedio de Texas, que sirve de referencia para el crudo ecuatoriano, alcanzó el pasado viernes los 58,47 dólares el barril, lo que supuso un empuje semanal del 2,18 por ciento.

También la recaudación tributaria ha sido positiva para Ecuador, que aspira a cerrar este año con un monto de ingresos por este rubro de 13.000 millones de dólares, lo que representará un incremento del 10 por ciento respecto a 2016.

Y es que la recaudación entre enero y noviembre de este año ascendió a 12.150 millones de dólares, la más alta en los últimos cinco años, según el Servicio de Rentas Internas (SRI), la agencia de tributación del Estado.

El horizonte económico de Ecuador, lejos de aparecer crítico como se temía en un principio, muestra estabilidad y signos de recuperación.

Sin embargo, el manejo de la política económica del Gobierno no ha estado exento de interrogantes por parte de varios sectores, especialmente empresariales, que ven riesgos en ciertas decisiones del Ejecutivo.

La polémica, de momento, se ha centrado en una Ley de Reactivación Económica, impulsada por el Gobierno, pero que fue modificada en gran parte por la Asamblea Nacional legislativa.

El Ejecutivo vetó parcialmente las modificaciones y devolvió al Parlamento sus observaciones. Los empresarios aspiran a que el proyecto devuelva en mayor medida a la iniciativa privada el rol de empujar la economía.

La Asamblea Nacional tiene hasta mediados de enero para examinar dicho veto.

Cargando