¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LAS 5 MÁSVaya a la cama bien informado con LAS 5 de CARACOL

El 2018 traerá más equilibrio entre el poder del Estado y el mercado

Según la revista The Economist, tres factores que cambiarán las relaciones de poder durante el 2018 son las restricciones tecnológicas, el macronismo y China.

El 2016 fue el año de la elección del populismo. En Inglaterra ganó la opción de salirse de la Unión Europea (Brexit) y en Estados Unidos ganó Trump con un discurso populista, que prometía poner a Estados Unidos primero y trabajar por los intereses de las masas trabajadoras excluidas y segregadas. Sin embargo, las amenazas populistas de cerrar fronteras, aislarse del mundo y replantear la globalización no afectaron la economía de estos países ni del mundo. Por el contrario, las proyecciones de crecimiento para el 2018 son considerablemente más positivas que las del 2017. Así que la amenaza del populismo sobre la globalización ha sido marginal, pero eso no quiere decir que las cosas vayan a seguir así y que una cosa no tenga efecto sobre la otra.

La fiebre populista apenas está empezando y el año electoral del 2018 viene con posibles nuevas amenazas de nacionalismos en varias regiones del mundo como en Europa y América Latina. Populismos que van a ser impulsados por la era del internet y de la inteligencia artificial, que están cambiando las relaciones económicas, y generando riqueza y desigualdad a un ritmo parecido al que ocurrió en el pasado con otras disrupciones tecnológicas como el tren o la electricidad. Cambios, que según The Economist, generarán una la exclusión social que terminará en resentimientos de las personas que se han quedado atrás y no han sido incluidos en este cambio. Resentimiento que es gasolina de grandes protestas y demandas de cambios sociales que terminarían en más populismo.

En línea con la ola de populismo que sigue creciendo, hay tres factores que van a cambiar el rumbo del año 2018. El primero, es un nuevo marco regulatorio que tendrán las empresas grandes de tecnología como Facebook, Google o Amazon. Firmas que verán cómo se les impone nuevas leyes para controlar el uso que le dan a la información de las personas y de las empresas. Leyes que gobiernos europeos ya empezaron a implementar y que Estados Unidos empezará pronto a hacerlo, teniendo en cuenta el rol protagonista que tuvieron las empresas de redes para difundir publicidad e información engañosa durante la campaña presidencial del 2016.

El segundo factor será el Macronismo. El nuevo contrato social de Emanuel Macron, presidente de Francia, podría empezar a marcar la hoja de ruta sobre el papel de un Gobierno en la era de internet y de los populismos nacientes. Y es que Macrón ha planteado en Francia un impulso en el emprendimiento y la competencia empresarial, pero al mismo tiempo está ocupándose de las personas que no logran ser incluidas en el mercado laboral. Estrategia que de funcionarle, marcaría el principio de un nuevo tipo de Progresismo, como lo afirma The Economist.

El tercer factor que cambiará el 2018 será las relaciones que los países tienen con China. Un país que sigue creciendo y se consolida con su propio sistema de mercado intervenido por el estado como la potencia del próximo año. Lejos de acercarse al libre mercado, los chinos seguirán adelante con su estrategia de crecimiento empresarial y económico asociado con el estado comunista. De ahí, que las relaciones comerciales en el mundo tomen un giro más proteccionista, sobre todo en lo que tiene que ver con China y el comercio de metales con ese país. Aranceles que ya Trump está empezando a aplicar y que otros países probablemente seguirán, para limitar el poder económico que ejerce en muchos países de Africa y América Latina.

El 2018 podría ser el año en el que el surgimiento de los populismos le de paso a una época de nuevos balances entre el mercado y el Estado para responder a las demandas de la sociedad afectada por las disrupciones de la tecnología y el rápido crecimiento de unas empresas que controlan gran parte de la información en el mundo. Un estilo de capitalismo mucho más regulado, defensivo y proteccionista.

Cargando