¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

BRASIL D.HUMANOS

Tribunal brasileño acepta juzgar dos comisarios por secuestro en la dictadura

Un tribunal brasileño aceptó la petición de la Fiscalía para juzgar por el delito de secuestro a dos comisarios de un organismo de inteligencia que detuvieron sin orden judicial a un activista en 1975, durante la última dictadura militar en Brasil (1964-1985), informaron hoy fuentes judiciales.

Pese a que el caso ocurrió hace más de 40 años y la ley con que Brasil amnistió a los responsables por delitos políticos durante la dictadura, la Justicia Federal de Sao Paulo aceptó los argumentos de la Fiscalía en el sentido de que el delito es imprescriptible por tratarse de un crimen de lesa humanidad y de que la ley de amnistía no acoge a los responsables por delitos comunes como el secuestro.

El tribunal admitió la denuncia de la Fiscalía y abrió un juicio penal por secuestro contra Alcides Singilo y Francisco Seta, que durante la dictadura se desempeñaron como comisarios del Departamento de Orden Político y Social del Estado de Sao Paulo (DEOPS), informó el Ministerio Público en un comunicado.

Ambos fueron acusados de haber secuestrado al obrero metalúrgico Feliciano Eugenio Neto, que en la época era militante del Partido Comunista Brasileño y que murió en una prisión pocos meses después de su detención ilegal.

Según la acusación de la Fiscalía, los dos comisarios detuvieron a Neto "para averiguaciones" el 2 de octubre de 1975 sin que existiese un delito en flagrante que justificara el arresto o una orden de prisión dictada por la Justicia.

La detención solo fue formalizada por los comisarios el 31 de octubre, casi un mes después, y la respectiva orden de detención fue dictada por un juez militar el 15 de enero de 1976, tres meses y medio después del secuestro y cuando el militante ya llevaba un mes recluido en un presidio de la ciudad de Sao Paulo.

Sus familiares tan solo se enteraron que el obrero estaba en la cárcel en diciembre, dos meses después.

Según la Fiscalía, "Singillo y Seta actuaron asociados a otros agentes del Estado no identificados para secuestrar y mantener preso a Neto sin orden legal o debida comunicación a autoridad judicial"

Neto "es considerado por la Comisión Nacional de la Verdad como uno de los 343 muertos o desaparecidos por la represión promovida por el Estado brasileño durante la dictadura", agregó la Fiscalía.

Por esos motivos, la Fiscalía pidió la condena de ambos comisarios y que les sean retiradas sus jubilaciones y los beneficios que obtuvieron durante la carrera, por el delito de secuestro, con el agravante de que "el crimen fue cometido con abuso de poder y de autoridad".

La legislación brasileña prevé penas de hasta 5 años para el delito de secuestro.

La Fiscalía alegó que se trata de un crimen de lesa humanidad, y por lo tanto imprescriptible, porque fue cometido en el "contexto de la acción sistemática del Estado contra opositores de la dictadura".

"Por ese motivo y con base en la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y de la Convención de las Naciones Unidas sobre la no aplicación de la Prescripción en Crímenes contra la Humanidad, la Fiscalía argumenta que el secuestro no está sujeto al período de prescripción previsto en la ley brasileña", concluye el comunicado del Ministerio Público.

Cargando