¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

BRASIL ECONOMÍA

Temer conmemora el fin de la recesión en Brasil y números positivos de 2017

El presidente brasileño, Michel Temer, conmemoró hoy los indicadores económicos positivos divulgados en la última semana y que, en su opinión, permiten prever que, con un ligero crecimiento en 2017, llegó a su fin la profunda recesión en que se hundió la economía brasileña en los dos últimos años.

"Vamos a terminar 2017 en positivo y a superar la recesión. Se trata de una gran victoria", afirmó el jefe de Estado en un mensaje en vídeo que divulgó en las redes sociales.

Según los datos divulgados hoy por el Gobierno, la economía brasileña, la mayor de Sudamérica, acumuló en los primeros nueve meses de este año un crecimiento del 0,6 %, una variación compatible con las previsiones de los economistas, que espera que Brasil termine 2017 con una expansión de entre el 0,7 % y el 1,0 %.

Esos números indican que Brasil salió técnicamente de la recesión que enfrentaba, pese a que el ligero crecimiento de los últimos tres trimestres aún no es suficiente para recuperar los siete puntos porcentuales perdidos entre 2015 y 2016, cuando el país registró su peor recesión en décadas.

La economía de Brasil se retrajo 3,5 % en 2015 y otro 3,6 % en 2016, con lo que encadenó dos años consecutivos de crecimiento negativo por primera vez desde la década de 1930.

Según Temer, los números del PIB en 2017 muestran, entre otras cosas, que "recuperamos las inversiones, que registraron su primer resultado positivo después de tres años". "Y esto es importante porque cuando los empresarios invierten, la economía crece y surgen empleos", afirmó.

El jefe de Estado también se refirió al dato divulgado la víspera según el cual Brasil completó tres trimestres consecutivos con caída del desempleo.

Según el mandatario, mientras que entre agosto y octubre cerca de 868.000 brasileños consiguieron un empleo, el valor de los salarios promedio en el país creció un 4,6 % en promedio en el último año.

"La realidad es esta: nuestra economía crece, la inflación y los intereses caen, lo que incentiva la producción y el consumo", dijo.

Temer atribuyó los datos positivos a las duras medidas de ajuste que viene adoptando, algunas bastante impopulares, desde que asumió la Presidencia, en mayo del año pasado en sustitución de la destituida Dilma Rousseff.

"Tuvimos coraje de hacer las reformas que eran necesarias. Pusimos en marcha más cambios que cualquier otro gobierno en el pasado reciente. Estamos transformando Brasil", dijo.

Entre otras medidas, Temer prácticamente congeló los gastos públicos e impulsó una reforma laboral para flexibilizar las contrataciones.

El mandatario agregó que, para completar esos cambios que benefician la economía, aún falta que el Congreso apruebe la reforma al régimen de jubilaciones y pensiones propuesta por su Gobierno.

Esta reforma, sin embargo, enfrenta grandes resistencias entre la población, los sindicatos y hasta los parlamentarios, por lo que el Gobierno aún no cuenta con el respaldo suficiente en el Congreso para sacarla a flote.

Según Temer, la reforma a las jubilaciones es "fundamental para garantizar la continuidad del crecimiento económico que ya estamos viendo" y es positiva para la población debido a que "combate los privilegios y mantiene los derechos de quien ya se jubiló o de quien tiene condiciones para jubilarse".

El presidente afirmó que está trabajando para convencer a los miembros del Congreso a aprobar esta iniciativa "por el bien de todo el país".

Cargando