¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

COREA DEL NORTE MISILES (Previsión)

Pyongyang insiste en su desafío y dispara su primer misil en más de dos meses

Andrés Sánchez Braun

Seúl, 29 nov (EFE).- El régimen de Pyongyang insistió hoy en mantener su desafío a Washington disparando de nuevo un misil balístico hacia el Mar de Japón, en lo que supone su primer ensayo de este tipo tras dos meses y medio sin realizar un solo lanzamiento.

Según los datos que maneja el Pentágono, se trataría de un misil balístico intercontinental (ICBM), por lo que sería el tercero de este tipo que dispara después de los dos que lanzó en julio.

"Nos encargaremos de ello (...) Es un situación que manejaremos", se limitó a decir el presidente de EEUU, Donald Trump, en unas breves declaraciones desde la Casa Blanca, mientras que el secretario de Estado, Rex Tillerson, optó por la moderación asegurando que "las opciones diplomáticas siguen siendo viables".

El ejército de Corea del Sur detectó que el Norte realizó el lanzamiento en torno a las 03.17 hora local surcoreana (18.17 GMT) en dirección al este y desde las cercanías de Pyongsong, en la provincia de Pyongan del Sur (unos 25 kilómetros al norte de la capital norcoreana).

El Gobierno surcoreano ha determinado por el momento que el proyectil recorrió unos 960 kilómetros y alcanzó una altitud de 4.500 kilómetros, lo que supondría la máxima altura alcanzada hasta la fecha por un misil norcoreano e indicaría un nuevo y peligroso avance para el programa de armas del régimen.

Teniendo en cuenta que el proyectil habría sido disparado en un ángulo muy abierto, se estima inicialmente que podría recorrer unos 10.000 kilómetros, suficiente para alcanzar Hawái.

Por su parte, el Ejecutivo japonés afirmó que el misil voló durante unos 50 minutos y que habría caído en aguas del Mar de Japón (llamado "Mar del Este" en las dos Coreas) a unos 250 kilómetros de la costa de la prefectura nipona de Aomori (norte del país).

Estas aguas pertenecen a la zona económica especial (EEZ) de Japón, un espacio que se extiende a unos 370 kilómetros desde su litoral.

El titular de Defensa nipón, Itsunori Onodera, dijo que no se informado de que el misil haya dañado navío alguno, mientras que el primer, Shinzo Abe, condenó la prueba y el desarrollo del programa nuclear y de misiles de Corea del Norte, y afirmó que Tokio aplicará la máxima presión al régimen de Pyongyang en cooperación con la comunidad internacional.

Este programa tiene como objetivo el desarrollo de misiles ICBM capaces de alcanzar territorio estadounidense portando una cabeza nuclear, y el régimen norcoreano ha insistido en que seguirá adelante con su desarrollo hasta lograr un "equilibrio de fuerzas" con Washington.

Tras el lanzamiento, Corea del Sur, EEUU y Japón han solicitado una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU que podría celebrarse el miércoles.

Seúl ha respondido además a la acción de Pyongyang realizando apenas cinco minutos después de detectar el lanzamiento un ensayo con misiles cerca de la frontera marítima oriental con Corea del Norte, al tiempo que el presidente surcoreano, Moon Jae-in, convocó una reunión del Consejo de Seguridad Nacional (NSC).

Se trata del primer proyectil que Pyongyang lanza en dos meses y medio, desde que el pasado 15 de septiembre disparó un misil de alcance medio que sobrevoló precisamente el norte de Japón antes de caer al mar.

El lanzamiento de hoy parecer echar por tierra de momento la esperanza de que el parón en los ensayos armamentísticos de Pyongyang pudiera apuntar a un posible retorno a la mesa de diálogo para su desnuclearización.

Los analistas se han debatido entre esta posibilidad y la de que el receso respondiera simplemente a un factor estacional, ya que tradicionalmente Corea del Norte realiza muy pocas pruebas de armas en el último trimestre del año.

Tras el último lanzamiento norcoreano de septiembre, Trump amenazó durante su discurso ante la Asamblea General de la ONU con "destruir totalmente" a Corea del Norte si continuaba con sus provocaciones.

En respuesta, el líder norcoreano, Kim Jong-un, arremetió contra él y le llamó "viejo chocho", mientras que desde el Gobierno de Pyongyang se sugirió que el régimen podría detonar una bomba nuclear en el océano Pacífico.

Aunque suavizó el tono, Trump mantuvo un discurso duro durante su reciente gira por Asia, al tiempo que el ejército estadounidense ha realizado varias maniobras en la región desplegando importantes activos estratégicos.

Además, EEUU impuso nuevas sanciones a Pyongyang el pasado 21 de noviembre después de que Trump volviera a incluir a Corea del Norte a la lista de países "patrocinadores del terrorismo", de la que había salido hace casi una década.

El de hoy es el vigésimo ensayo de misiles que realiza Pyongyang en lo que va de 2017.

Las continuas pruebas de armas del régimen de Kim, entre las que se incluyen un ensayo nuclear el pasado 3 de septiembre, unidas a la respuestas beligerantes por parte de Donald Trump, han incrementado la tensión en la zona a niveles no vistos desde el final de la Guerra de Corea (1950-1953).

Cargando