¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Las claves de la foto oficial del príncipe Harry y Meghan Markle tras el anuncio de su compromiso

La pareja se ha presentado ante los fotógrafos en el llamado jardín blanco del palacio de Kensington, espacio en honor de la princesa Diana.

Aunque solo han intercambiado unas palabras con los periodistas congregados esta tarde en el palacio de Kensington durante su primer posado oficial tras conocerse su compromiso matrimonial, Enrique de Inglaterra y Meghan Markle han dejado durante su encuentro con los reporteros gráficos varios gestos de relevancia que, además de poner en contexto su envidiable historia de amor, dejan patente lo presente que está la memoria de la fallecida Diana de Gales en este momento tan especial que vive el joven príncipe.

Para empezar, la elección del lugar en el que han querido compartir con la prensa y, por ende con la opinión pública, la felicidad que les embarga a ambos de cara a su esperada boda no es ni mucho menos casual, teniendo en cuenta que el posado se ha producido en el llamado 'Jardín Blanco', un espacio de los terrenos del palacio dedicado precisamente a la figura de la malograda princesa.

Lea también: "Las estrellas estaban alineadas", Enrique cuando conoció a Markle

Fue este mismo año, y coincidiendo con el 20 aniversario del trágico accidente de tráfico en el que perdió la vida Lady Di, cuando este jardín cambió por completo de fisionomía -Enrique y su hermano Guillermo plantaron las rosas blancas que lo adornan desde entonces- y recibió su actual nombre, convirtiéndose así en un elegante santuario con el que mantener siempre vivo el recuerdo de su progenitora.

Visiblemente nerviosos, pero sin perder en ningún momento la sonrisa, los dos enamorados han exhibido con orgullo el anillo que ya luce en su dedo la que podría ser conocida a partir de la próxima primavera como 'Duquesa de Sussex' -el título que recibiría de la reina Isabel II, según fuentes del entorno de la casa real-, una pieza de la que se ha revelado que ha sido diseñada por el propio Enrique y que contiene dos diamantes de la colección personal de su añorada madre.

Estas joyas proceden nada menos que de Botsuana, el país en el que la pareja disfrutó el pasado septiembre de unas románticas vacaciones con safari incluido, y además de proyectar el buen gusto y la elegancia que tanto caracterizaban a Diana, se integran en un anillo que habrá contado a buen seguro con la aprobación de la soberana británica, ya que ha sido su firma de confianza, 'Cleave and Company' -responsable de algunos de los accesorios más sofisticados de la monarca-, la encargada de forjar la pieza.

Le puede interesar: ¿Quién es la futura esposa del príncipe Harry?

Poco después de ponerse al servicio de los fotógrafos y de que Meghan confesara que la pedida de mano había sido "muy romántica", unas palabras que se han visto acompañadas de toda una declaración de amor por parte de su futuro marido, quien no ha tardado en afirmar que sabía que la actriz era la mujer de su vida desde "el primer momento"; la pareja ha tenido que prepararse para grabar la que será su primera entrevista oficial en televisión, que se emitirá esta misma noche en todo el país.

En estos momentos se desconoce si el futuro matrimonio se animará a revelar más detalles sobre los preparativos de su enlace en su primer cara a cara conjunto ante las cámaras de un plató, lo que no parece demasiado probable habida cuenta de que Clarence House -la residencia oficial de Carlos de Inglaterra- ya avisó esta mañana de que serían los portavoces de dicho palacio los que irían informando puntualmente a los medios sobre las novedades de tan esperada celebración. La boda tendrá lugar, como se ha precisado en el comunicado emitido esta mañana, la próxima primavera en un emplazamiento que todavía no ha sido desvelado y, mientras tanto, los novios residirán juntos en una de las viviendas que componen el complejo del palacio de Kensington.

Cargando