¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

NICARAGUA SUCESOS

Grupo nicaragüense exige indagar muerte de 6 civiles en tiroteo con militares

El opositor Movimiento por Nicaragua (MpN) exigió hoy una "investigación exhaustiva" para esclarecer el suceso acontecido el pasado 12 de noviembre, en el municipio de la Cruz de Río Grande, en el que murieron seis civiles, dos de ellos menores, tras un intercambio de disparos con un grupo de militares.

El MpN solicitó "que se castigue a los responsables de estos asesinatos", principalmente el de los niños, "porque no es posible avanzar a una verdadera reconciliación y consolidación de la paz si estos crímenes permanecen en la impunidad".

El movimiento recordó que "este tipo de hechos no son nuevos".

"Según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), el mismo Ejército ha reconocido la muerte de 55 personas tipificadas como delincuentes desde 2008 hasta el 2013 en operaciones del Ejército", indicó en un comunicado.

La asociación añadió que "el número de muertos en condiciones similares ha venido aumentado desde el 2013 hasta el día de hoy".

Además, calificó como "un hecho gravísimo" la falta de investigación por parte de la policía o la actuación del Ejército al involucrarse "en hechos que son propios de la seguridad interna, o sea, responsabilidad de la policía".

El pasado 12 de noviembre, seis personas murieron tras un tiroteo con soldados en la comunidad rural de San Pablo 22, dentro de la zona montañosa de La Cruz de Río Grande, un municipio de la Región Autónoma Caribe Sur (RACS).

El Ejército de Nicaragua justificó esta acción en que los fallecidos eran de un grupo de delincuentes.

Las Fuerzas Armadas identificaron al supuesto líder de la banda, como Rafael Dávila Pérez, nicaragüense, quien, según el Ejército, "se dedicaba al tráfico, cultivo y comercialización de marihuana, también al abigeato (robo de ganado), robo, asesinatos, extorsiones".

En el presunto enfrentamiento no hubo bajas ni heridos militares.

La patrulla militar decomisó al grupo 4 fusiles AK, 2 escopetas, municiones para ambos tipos de armas y 20 libras de marihuana, de acuerdo con la información militar.

Días después las reacciones no se hicieron esperar y numerosas personalidades del país centroamericano pidieron explicaciones sobre esta operación.

Fue el caso entre otros, del influyente obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio Báez, quien pidió respuestas sobre estas muertes.

También la poetisa y escritora nicaragüense Gioconda Belli, quien solicitó que se aclarase el caso; y la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Vilma Núñez, que anunció una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Cargando