¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

INMIGRACIÓN MEDITERRÁNEO

Alemania pide que la ONU y la OIM controlen centros de refugiados en Libia

El ministro de Exteriores de Alemania, Sigmar Gabriel, reconoció hoy en Roma las malas condiciones de los centros de detención de inmigrantes y refugiados en Libia y afirmó que la solución es que la ONU y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) controlen estos espacios.

Sigmar respondió así a las críticas que vertió el martes el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Hussein, quien denunció las "condiciones horribles" en estos centros de detención y calificó de "inhumana" la cooperación de la Unión Europea (UE) con la Guardia Costera de ese país.

En una rueda de prensa celebrada tras mantener una reunión con su homólogo italiano, Angelino Alfano, Sigmar admitió que allí "las condiciones de vida no son aceptables".

En estos "centros de detención controlados por las milicias armadas" de Libia, a los que son trasladados los inmigrantes y refugiados después de ser salvados por los guardacostas libios, "se practican la tortura, la violencia y la esclavitud".

No obstante, dijo, la colaboración de la UE con la Guardia Costera libia es esencial para gestionar adecuadamente el gran flujo de personas que trata de llegar a Europa desde África.

"Si no apoyamos a la Guardia Costera libia, la consecuencia será que miles de personas se ahogarán en el Mediterráneo", alertó.

En su opinión, los países comunitarios tienen que ayudar a los guardacostas libios a que trabajen mejor, en el respeto de los derechos humanos de los rescatados.

Posteriormente, añadió, estos inmigrantes y refugiados que son asistidos en el mar deben ser trasladados no a centros de detención en manos de las milicias, sino a lugares controlados por Naciones Unidas y la OIM.

Apostó por trabajar con "las ciudades y los ayuntamientos de las costas de Libia, apoyándolos económicamente" para que ayuden a gestionar la situación y se evite así el negocio del tráfico de personas.

Junto a ello, la UE debe "crear vías legales de acceso a Europa que son necesarias para canalizar mejor la presión migratoria".

El ministro alemán elogió a Italia por su labor en el mar y aseguró que "no hay otro país europeo que conozca que, con tanto esfuerzo, haya tratado de manera humana y solidaria de gestionar el flujo migratorio que llega desde África hasta Europa".

Por su parte, Alfano llamó a no "aceptar que haya violaciones de derechos humanos en los centros de refugiados en Libia".

Cargando