¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Dónde está la bolita
¿Dónde está la Bolita?

La política, mejor en 140 caracteres

Los políticos con más seguidores en la red, en su mayoría, más que influenciadores son provocadores. Atacar la paz o ser oposición genera más “likes” que defender la paz o Ser Pilo Paga.

Twitter acaba de ampliar a 280 caracteres el espacio para que los usuarios de esa red se expresen, algo que en el caso de los políticos parece una decisión innecesaria y a los que se les debería mantener el límite de 140 como pasará con los tuiteros japoneses, chinos y coreanos a los que les basta con lo que hoy funciona, sin insultos.

A raíz de la decisión de esta poderosa red –la preferida de los políticos— BBC Mundo hizo un interesante trabajo sobre lo que podrían haber trinado figuras de la política y la literatura como Luther King, Shakespeare, Cervantes o Neruda.

Por ejemplo, @aristoteles hubiera trinado: “Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo”.

Pero en el caso colombiano, hay varias razones para demostrar que más de 140 caracteres son un desperdicio en política porque para insultar en política con poco basta:

1.Los trinos políticos son poco creativos, repetitivos y aburridos, carentes de humor y cargados de bilis.

2.Para hacerse visible en twitter no se necesitan más caracteres: basta divulgar un video editado o hacer un señalamiento infundado para ganar seguidores o volverse noticia en los medios que vuelven noticia un trino.

3. Los políticos con más seguidores en la red, en su mayoría, más que influenciadores –algunos lo son-- son provocadores. Atacar la paz o ser oposición genera más “likes” que defender la paz o defender Ser Pilo Paga.

4.Las emociones morales en los mensajes (miedo, promesas de bienestar) no necesitan frases elaboradas y largas sino contundentes para causar impacto y generar tendencias.

5.Un político o una campaña no necesita más caracteres para hacer ruido en las redes. Basta con tener un equipo contratado para atacar a sus enemigos con “trolls” demoledores o programas informáticos –“bots”—para hacer ciberataques.

6.El discurso político se escribe en parrafadas, pero se redacta para generar eco en trinos dosificados.

7.La jerga reciente en política estás más llena de monosílabos que de frases largas y elaboradas: “castro-chavismo”, “mermelada o enmermelado”, “narcoterroristas”, “paralíticos”, “facistas”, “corruptos” o testaferro a los que solo se les agrega el sujeto.

8. En la próxima campaña más que caracteres, los políticos buscarán apoyarse en hashtag creativos y en videos emotivos para enviar sus mensajes y atacar a sus contendores.

Noticias relacionadas

Cargando