¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LÍBANO HIZBULÁ

Presidente libanés dice que Hizbulá seguirá armado mientras haya conflictos

El presidente libanés, Michel Aoun, afirmó hoy que el movimiento chií Hizbulá continuará teniendo armas mientras no se solucionen los conflictos en Oriente Medio que "tienen repercusiones" en el Líbano y mientras el Ejército no esté lo suficientemente capacitado.

En una entrevista difundida por varios canales nacionales con motivo del primer aniversario de su llegada a la presidencia, Aoun mencionó las razones internas y externas por las que, según él, las Fuerzas Armadas libanesas no pueden tener el monopolio de las armas.

"El motivo interno es el problema del armamento (del Ejército)", causado por el "déficit presupuestario que nos hace incapaces de reforzar al Ejército".

"Los motivos externos son los conflictos en Oriente Medio que tienen repercusiones sobre nuestro país. Solo la solución de estos conducirá a una solución del problema de las armas del Hizbulá", agregó, antes de declarar que Israel sigue cometiendo agresiones contra el Líbano y todavía ocupa una parte del territorio que las autoridades libanesas reclaman.

Las armas de Hizbulá, que lucha hombro con hombro en Siria con las fuerzas del régimen del presidente Bachar al Asad, han permitido al grupo chií imponer su voluntad en momentos clave, como en mayo de 2008 cuando forzó la retirada de una decisión del Gobierno de desmantelar su red de telecomunicaciones y de destituir al jefe de seguridad del aeropuerto.

Aoun declaró que la reconstrucción del país "no es fácil después de tantos años de destrucción", e insistió en que "para lograrla se requiere la participación de los libaneses, su solidaridad y la confianza entre ellos".

Michel Aoun fue elegido presidente por el parlamento el 31 de octubre de 2016, tras más de dos años con la jefatura de Estado del Líbano vacante y gracias a un laborioso compromiso entre los grupos políticos libaneses.

Su candidatura contó con el apoyo del grupo chií Hizbulá, aliado de Aoun; la Corriente Futuro, del primer ministro Saad Hariri; las Fuerzas Libanesas, dirigidas por Samir Geagea, y el Partido Socialista Progresista, del líder druso Walid Yumblat.

En su discurso pronunciado hace una año tras ser investido prometió reforzar el Ejército, resolver la crisis de los refugiados sirios, llevar a cabo reformas en las instituciones estatales y elaborar una ley electoral "justa".

Cargando