¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Vehículos autónomos ya estarán habilitados para el público en Nueva York

La multinacional General Motors ha sido la única constructora que ha recibido el permiso del ayuntamiento para probar los prototipos de sus futuros vehículos sin conductor.

Aunque muchas compañías ya han sido capaces de comprobar sobre el terreno el potencial de los vehículos autónomos en pequeñas ciudades y pueblos de Estados Unidos, de momento el único fabricante que podrá llevar a cabo sus simulacros en la ciudad de Nueva York -sin duda el escenario más apropiado para conocer realmente las posibilidades de estos automóviles- es el gigante de la automoción General Motors, que recientemente recibió el permiso del ayuntamiento para operar en la gran manzana.

"Poder evaluar nuestros coches en Nueva York sin duda acelerará el proceso de implementación de estos vehículos a gran escala. La ciudad de Nueva York es una de las más densamente pobladas del mundo y nos proporciona todo tipo de oportunidades para exponer nuestro software a todo tipo de situaciones imprevistas, lo que implica que podamos mejorar el sistema con mayor rapidez", ha celebrado Kyle Vogt, presidente de Cruise Automation, la división de desarrollo de estos automóviles del gigante norteamericano.

El entusiasmo que exhiben los responsables de General Motors ante semejante hazaña cobra aún más valor si se tiene en cuenta que la empresa ha batido a todos sus competidores en la carrera por hacerse con tan valiosa autorización, la única que entregará el gobierno estatal en una buena temporada.

Eso sí, entre los muchos requisitos que se desprenden de este permiso otorgado por las autoridades, destacan los que obligan a la compañía a abonar todos y cada uno de los costes que generarán tales experimentos, ya que evidentemente los coches autónomos de GM tendrán que ser escoltados y vigilados en todo momento por la policía para garantizar la seguridad.

De la misma forma, el acuerdo también obliga al fabricante a asegurar cada uno de los vehículos que quiera poner en circulación, que de momento se limitan al prototipo Chevy Volt y que implicará el desembolso de cinco millones de dólares por unidad. Por último, estos coches tendrán que mantenerse en todo momento, también por razones de seguridad, lejos de zonas de construcción y fuera de los alrededores de las escuelas.

Para evitar cualquier tipo de accidente, los automóviles tendrán que contar siempre con la presencia de un conductor que pueda controlar el vehículo en caso de que el sistema presente fallos y tampoco podrán salir del perímetro de cinco kilómetros cuadrados que será trazado en la zona de Lower Manhattan.

Cargando