Cancillería dice que petición de no injerencia a Cicig no limita funciones

La Cancillería guatemalteca lamentó hoy la "mediatización de una comunicación diplomática" en la que pidió al jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), Iván Velásquez, que no se inmiscuya en asuntos internos, y negó que su intención haya sido limitar el accionar de ese ente de la ONU.

"El llamado formulado en la nota no tiene por objeto limitar, interferir o condicionar el accionar de la Comisión, de acuerdo a su mandato", dijo la Cancillería este miércoles en un comunicado, en el que aseguró que esa nota está enmarcada en "los principios, reglas y prácticas internacionales aplicables", por lo que lamenta la desinformación.

A través de una carta, la viceministra de la cartera Alicia Castillo Sosa le comunicó el martes a Velásquez que se le había renovado la visa, después de serle revocada a principios de mes por un supuesto fallo de forma en la solicitud, y también se le hacía un llamamiento con base en el artículo 41 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961.

Este se refiere a los deberes de los funcionarios internacionales que gozan de los privilegios e inmunidades que otorga el Estado acreditado.

"Debo recordarle que los privilegios e inmunidades de (los) que ha gozado en el país (...) no le eximen de la obligación de respetar la Constitución" y "las leyes del Estado", indicó la carta enviada a Velásquez.

En su comunicado de este miércoles, el Gobierno de Guatemala "reitera su compromiso irrestricto con la transparencia, el desarrollo integral del país, la lucha frontal contra la corrupción, impunidad y criminalidad, demostrado con el fortalecimiento de las instituciones del sector seguridad y justicia", concluye el comunicado.

La cancillería otorgó la visa a Velásquez a petición del secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, en el marco de un diálogo emprendido entre la ONU y el Gobierno de Guatemala para solucionar las controversias existentes con el mandato de la Cicig.

Desde 2015, la Cicig y la Fiscalía guatemalteca, liderada por Thelma Aldana, emprendieron una cruzada contra la corrupción y han desarticulado más de una docena de casos que involucran a exmiembros del Ejecutivo y a familiares del presidente actual.

Sin embargo, el presidente, Jimmy Morales, alegó en agosto pasado que Velásquez se había extralimitado en sus funciones, motivo que lo llevó a intentar expulsarlo del país y a iniciar, posteriormente, un diálogo con la ONU para solucionar la controversia entre las partes, aunque por el momento no se conocen detalles.

Outbrain