¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Procuraduría ordena suspensión de oficial y suboficial por hostigamiento a comisión en Tumaco

La sanción, por 3 meses, se debe al hecho en que se vio envuelta una comisión humanitaria que visitó la zona. Al caso en que murieron 6 campesinos, fueron vinculados 50 uniformados.

La Procuraduría General de la Nación suspendió de manera provisional y por tres meses a los dos policía que estaban al mando en la zona de Tumaco (Nariño) en el momento en que una comisión con integrante de ONG, de la ONU, de entidades departamentales y periodistas fue hostigada con bombas de aturdimiento y granadas de humo.

La comisión estaba en zona rural, desplazándose hasta el sitio en que el pasado 5 de octubre hubo un confuso enfrentamiento, que terminó en la muerte de seis campesinos cocaleros y dejó heridos a otros 20.

La medida adoptada esta tarde por la Procuraduría Delegada para la Defensa de los Derechos Humanos afecta al teniente Juan Camilo Jiménez Pomeo, comandante de la Compañía Antinarcóticos CASEG-6, y al subintendente Didier Leandro Grajales Marín, comandante en el área del Escuadrón Móvil Antidisturbios. A esa investigación también fueron vinculados el capitán Camilo Andrés González Cano, y los patrulleros Anderson Estiven Sánchez Castillo y Brian David Palma Restrepo, de la Compañía Antinarcóticos.

 La Procuraduría también informó hoy que por los citados hechos del 5 de octubre, fueron vinculados a la investigación otros 36 uniformados de la Policía y 14 miembros del Ejército. En ese caso ya fue decidida la suspensión de cuatro policías.

Este es el comunicado emitido por la Procuraduría respecto a los hechos ocurridos en Tumaco - Nariño

Bogotá, octubre 13 de 2017. La Procuraduría General de la Nación en desarrollo de la investigación integral que adelanta por los hechos ocurridos en Tumaco, ordenó la suspensión provisional por tres meses de los dos uniformados de la Policía que estaban al mando en el momento en que una comisión de la que hacían parte organizaciones no gubernamentales, organismos internacionales, autoridades departamentales y periodistas; fue hostigada con bombas de aturdimiento y granadas de humo.

La medida adoptada por la Procuraduría Delegada para la Defensa de los Derechos Humanos cobija al teniente Juan Camilo Jiménez Pomeo, comandante de la Compañía Antinarcóticos de Seguridad de la Erradicación CASEG-6, y al subintendente Didier Leandro Grajales Marín, comandante del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD DETOL).

A esta investigación también fueron vinculados el capitán Camilo Andrés González Cano, y los patrulleros Anderson Estiven Sánchez Castillo y Brian David Palma Restrepo, miembros de la Compañía Antinarcóticos de Seguridad de la Erradicación CASEG-6.

Frente a los hechos del 5 de octubre, donde murieron 6 personas y otras 20 resultaron heridas, la Procuraduría vinculó a la investigación, en la que ya fue ordenada la suspensión de cuatro policías, a otros 36 uniformados y 14 miembros del Ejército.

Cargando