¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EEUU TURQUÍA

EE.UU. pide a Turquía debido proceso para empleados detenidos de su embajada

Estados Unidos pidió hoy a Turquía que permita que los dos empleados turcos de sus misiones en el país que han sido detenidos este año puedan acceder a un abogado en relación con los cargos que se les imputan, y defendió a su embajador en ese país de las críticas del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

La portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Heather Nauert, se refirió así a la crisis diplomática bilateral desatada por el arresto la semana pasada de un empleado turco del consulado en Estambul, y complicada por la suspensión de la emisión de visados en las embajadas de ambos países.

"Estas acciones (de Turquía) son profundamente preocupantes", afirmó Nauert en una conferencia de prensa.

Recordó que, además del de la semana pasada, el Gobierno de Erdogan también arrestó este año a otro empleado turco de la embajada estadounidense en Ankara, y dijo que este fin de semana las autoridades turcas interrogaron a un tercer funcionario de la legación, aunque este "no ha sido formalmente detenido".

Preguntada por cómo pueden rebajarse las tensiones con Turquía, la portavoz respondió que "un buen comienzo" sería "dar acceso a un abogado" a los empleados turcos detenidos.

"No hemos visto ninguna prueba que indique que estos miembros de nuestro personal hayan estado implicados en lo que el Gobierno (turco) les acusa de haber hecho", subrayó Nauert.

El empleado, identificado por medios turcos como Metin Topuz, ingresó el miércoles pasado en prisión preventiva acusado de vínculos con la cofradía del predicador Fethullah Gülen, a la que Ankara atribuye el fallido golpe de Estado.

Gülen reside en el estado estadounidense de Pensilvania y el Gobierno de Erdogan ha solicitado su extradición, pero la Justicia estadounidense ha considerado hasta ahora insuficientes los documentos acusatorios aportados contra el predicador.

Erdogan aseguró hoy que ni él ni su Gobierno reconocen al embajador estadounidense en Ankara, John Bass, como representante diplomático de Washington, y sugirió que fue él quien tomó la decisión de suspender la emisión de visados.

La portavoz estadounidense replicó hoy que esa decisión no la tomó Bass de forma "unilateral", sino que "fue coordinada con el Departamento de Estado y la Casa Blanca".

"El embajador Bass tiene nuestro completo respaldo, no solo el de el Departamento de Estado, sino también el de la Casa Blanca", subrayó Nauert.

La portavoz confirmó que Bass está a punto de convertirse en embajador en Afganistán y, por tanto, abandonará la capital turca "muy pronto".

Nauert argumentó, además, que Washington no entiende "lo que está tratando de conseguir Turquía" con sus arrestos, dado que estos "trabajaban en temas de cooperación con las agencias de seguridad" y justicia turcas, incluido el proceso contra los acusados de haberse unido al movimiento de Gülen.

"Cuando el Gobierno turco empieza a cuestionar la capacidad de nuestro personal local de cooperar con ellos en eso, tenemos preguntas muy serias al respecto", añadió la portavoz.

Cargando