¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Es positivo o negativo regalarles comida a habitantes de la calle?

Ha generado polémica en Bogotá la afirmación del director del IDIPRON, Wilfredo Grajales, quien asegura que las iniciativas privadas para llevar comida y ropa a habitantes de la calle genera más problemas que beneficios:

“Atenderlos de manera desordenada en cualquier esquina, sin tener unos criterios, termina convirtiendo ese acto bueno en un asistencialismo que perjudica muchísimo la acción que la Administración quiere hacer de manera muy seria, que es atender a los habitantes de calles y sacarlos de esa situación”. 

EL RECLAMO CIUDADANO

A través de un vídeo, Paola Realfe, directora de la Fundación Ángeles de la Noche narró que la Policía les prohíbe hacer ciertas actividades, como cuando “nos dijo que agrupar habitantes de calle para darles comida está prohibido, por lo que les impidió una actividad de este tipo, para entregar 400 raciones de comida en el barrio La Estanzuela (centro de Bogotá)”.

QUÉ DICE LA POLICÍA

Dice que este tipo de actividades están generando alteraciones de orden público, basura e incremento de los delitos.

"Cuando se acaba la comida esta concentración de habitantes de calle tiende a tornarse violenta, se apuñalan entre ellos y ya hemos tenido homicidios por este tipo de actividades", manifestó el coronel Andrés Segura, comandante de la Policía de Mártires.

 QUÉ DICE EL DISTRITO

Las autoridades le recomiendan a los grupos que reparten comida articularse con la Secretaría de Integración Social, para que coordinen la repartición en hogares de paso autorizados y no en la calle, para no generar problemas de inseguridad.

“Atenderlos de manera desordenada en cualquier esquina, sin tener unos criterios, termina convirtiendo ese acto bueno en un asistencialismo que perjudica muchísimo la acción que la Administración quiere hacer de manera muy seria, que es atender a los habitantes de calles y sacarlos de esa situación”, manifestó Wilfredo Grajales, director del IDIPRON.

 LO QUE DICE LA COMUNIDAD

Los comerciantes de la zona rechazan estos actos de buena voluntad, porque dicen que las actividades generan basura e inseguridad y ‘espantan’ a los clientes.

“La señora de esa fundación desconoce la problemática. Todos queremos ser ciudadanos de buen corazón, pero si ella quiere darles comida a estos habitantes de calle hay sitios especiales donde puede hacer su labor”, dijo Albeiro Camachovocero de los Sanandresitos y comerciantes de la zona.

OPINAN EXPERTOS EN SEGURIDAD

Hugo Acero cita al padre Javier de Nicoló, un hombre que vivió muy de cerca los problemas de habitantes de calle, rescatando cientos de jóvenes de la drogadicción, explica que el asistencialismo no ayuda a que los habitantes de calle se rehabiliten.

“Hay muchas personas que les dan comida, que les dan plata (a los habitantes de calle) y hacen que la calle sea más atractiva, luego nunca llegan a los programas; parte de los esfuerzos que él realizaba (el padre De Nicoló) por convencer a mucha gente era que no les dieran plata, ni comida, de tal forma que los habitantes de calle acudieran a los programas”.

Cargando