¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Cuáles son las etapas de la juventud, teniendo en cuenta la moda?

Véronique Leroy y Mugler presentaron la colección primavera-verano 2018 en la pasarela de París.

Semana de la moda en París /

Pícara e inocente o atrevida y confiada, las tendencias se adaptan a la personalidad e incluso al desarrollo de la mujer, como mostraron en París Véronique Leroy, con una colección para retratar la adolescencia, y Mugler, quien se dirigió a las jóvenes a la hora de descubrir su sensualidad.

Con culottes, tops de punto y faldas de tubo confeccionadas como un pareo de playa, las niñas de Véronique Leroy empiezan a disfrutar de la adolescencia en sus primeras vacaciones fuera de la ciudad en los años 80.

Esta es la idea que la diseñadora belga trató de recrear en una línea pintada en tonos rosa, verde menta, lila y algunos detalles en tierra, para homenajear la edad del autodescubrimiento.

Si las prendas ya dejaban ver un tono sensual, llevando la totalidad de la pierna al aire libre, pronunciados escotes o luciendo un bikini como top urbano, la música no dejó lugar al equívoco: la diseñadora eligió para la ocasión un popular tema del grupo Catastrophe, "Party in my pussy" ("Fiesta en mi vulva") para acompañar el desfile, que despertó la sonrisa del público.

"Siento un gran amor por las chicas evidentemente, ya que hago ropa para mujeres, tengo todo un abanico de mujeres con caracteres diferentes", comentó la diseñadora a Efe en el backstage, después de reconocer que la música elegida le ayudaba a definir ese carácter, en este caso fresco y algo desvergonzado.

Un relato no autobiográfico, insistió Leroy, pero que parecía evocar numerosos recuerdos a las seguidoras de la marca, más encasilladas entre los 40 y los 50 años, según el público que acudió al desfile para la presentación de esta colección primavera-verano 2018.

Para los looks de noche, las formas se estrechan en la cintura y se ensanchan entorno a hombros en una silueta claramente ochentera, con blusas de mangas abultadas, cardigans en corte "crop top" y una serie de vestidos y faldas abotonadas, en una colección rica en lino y con muchos detalles en terciopelo.

Para destacar la imaginación de las chicas, Leroy incluyó latas comprimidas a modo de accesorio, para broches y exagerados pendientes XL.

"No es una idea de reciclaje, sino de mostrar una pieza metálica, poco lujosa y fácil de llevar, ya que la joven no tiene recursos aún para comprar oro o plata y aprovecha el ingenio para crear estas joyas", describió.

Lejos de la playa, las vacaciones y la adolescencia quedó la mujer de Mugler, reafirmada en sus curvas y en su poder, mediante sensuales conjuntos de traje chaqueta, minifaldas ajustadísimas, monos estampados efecto pitón y ceñidos minivestidos palabra de honor.

A pesar de lo corto de los vestidos y faldas de noche, la marca francesa Mugler propuso una larga serie de pantalones pitillo, en piel y con exageradas aperturas, más básicos, en negro y sin añadidos para combinar chaquetas y tops lenceros blancos, o de pata de elefante y completamente translúcidos.

Como Leroy, también Mugler propuso varios modelos de bodys, incluso para looks nocturnos, y se preocupó por ceñir la forma en torno a la cintura mediante tops vaqueros que se transforman en corsés o anchos cinturones, con un efecto similar al corsé, aunque de aspecto más vanguardista.

No lejos de esa estética atrevida, aunque dentro de los marcos de su propio estilo, se quedó Elie Saab con su colección Amazon Crush, inspirada en los colores de la jungla, destacando un profundo verde que coloreó los típicos vestido princesa de la casa y un total look en estampado de pitón.

Los vestidos se llevaron largos con grandes aperturas en ambas piernas y en fluidas sedas con enorme caída en amarillo, blanco y vibrantes azules, estampados por dibujos de plantas o discretas creaciones geométricas.

El creador libanés apenas dejó hueco para la sencillez en esta pasarela, aunque sí destacaron un par de monos efecto traje, con chaqueta de doble abotonadura o tops decorados con pedrería.

El maquillaje y los peinados fueron simples para contrarrestar la pedrería de los vestidos y los accesorios extragrandes, como pamelas, gafas de sol de pasta de color y joyas que reproducían plantas, como hiedras enredándose en brazos y manos, a modo de brazaletes o anillos.

Cargando