¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El “karma” de los revendedores para el partido Colombia - Paraguay

Para el partido del jueves bajó la demanda con referencia al juego con Brasil.

“Ahora el pueblo es el revendedor”, “nos están vendiendo las boletas al triple”y “hoy vemos que los grandes revendores son toda la comunidad”, entre otras expresiones de este calibre abundan entre los revendedores, o “rebuscadores”, como ellos mismos se hacen llamar, que comercian las entradas para el juego de este jueves por la fecha 17 de las Eliminatorias entre Colombia y Paraguay en Barranquilla.

La razón, y como ellos mismos lo reconocen, ahora “sí” las boletas han quedado en manos del “pueblo”.

Nos dimos a la tarea de ir a uno de los sitios de encuentro entre aficionados y revendedores en la ciudad, punto al que se dirigen los hinchas que han salido favorecidos en la capital del Atlántico con el sorteo de 6.000 entradas para reclamar su tiquete. Según contaron los “rebuscadores” y tal como pudimos constatar, muchos de estos aficionados ponen en venta su entrada tan pronto las tienen en su poder.

“La gente compró las boletas con el sorteo solo con el afán de venderlas”, explicó uno de los revendedores que accedió a dialogar con los micrófonos de Caracol Radio sin revelar su identidad, otro de ellos agregó: “La gente de Barranquilla no va a entrar al estadio… Compraron su boletica y 'vieron el jamón', a venderle”.

Y es que la queja manifiesta de aquellos que se encuentran a la “caza” con letreros de “compro y vendo boletas” de todo aquel que viene a retirar su tiquete para el compromiso del jueves, es que el hincha del común que accede a vender su entrada la está vendiendo al triple, lo que los obliga a ellos a venderlas a un precio mayor y tener una menor ganancia.

Una de las revendedoras aseguró que debió pagar a un aficionado $280.000 por una entrada para la localidad sur baja, la más barata en el mercado y que tiene un valor original de $70.000, lo que la obligó a revender la entrada a $300.000, “¿Cuánto me estoy ganando yo y cuánto se está ganando él?, ¿Quién es el revendedor en este caso”, preguntó la mujer.

Esta misma persona comentó que por medio del sorteo de las 6.000 entradas logró adquirir 5 boletas para la misma localidad, sur baja, las cuales revendió en $150.000.

Los revendedores aseguran que las boletas para el juego ante Brasil eran más apetecibles para el público que estas para enfrentar para Paraguay, sin importar que este sea el encuentro decisivo de la clasificación, por lo que se llegaron a vender entradas a un valor casi cuatro veces mayor que las de este compromiso.

Lo que llama la atención, es que ellos mismos reconocen las irregularidades que existían en la venta de boletería cuando estas eran distribuidas por Ticket Shop, hoy en manos de Tuboleta. “Se conseguía en el mercado, alguien las tenía, uno las compraba y las llevaba a su público”.

Uno de los revendedores, aquel que se hizo llamar “rebuscador”, señaló a miembros de la Federación Colombiana de Fútbol y directivos de algunos clubes como los principales culpables de manipular las entradas para los juegos de la Selección Colombia. “Los grandes revendedores son los grandes empresarios, los de la Federación, los presidentes de los equipos”.

Todos los que dialogaron con Caracol Radio reconocieron que el cambio a Tuboleta con la supervisión de la Superintendencia de Industria y Comercio le ha dado un toque de transparencia a la comercialización de la boletería, algo que los ha llevado a cambiar de roles y sentir en carne propia lo que es pagar precios exagerados por una boleta, un verdadero karma.

Cargando