¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Dónde está la bolita
Dónde está la bolita

Las Farc y sus socios

Relaciones con narcos, testaferros y disidencias hacen parte del pasado de las Farc que, para financiarse, acudieron a “todas las formas de lucha”.

Luego del lanzamiento de su nuevo partido, con rumba de cierre en la Plaza de Bolívar, las Farc han pasado a estar en el ojo del huracán por varios hechos que de cara a la opinión son graves y ponen a prueba la otra verdad no revelada de ese grupo: su pasado, sus aliados y sus fortunas.

Lo primero, son los nombres de narcos pedidos en extradición y jefes de bandas criminales que se habrían colado en la lista que ese grupo entregó al Gobierno como personas de su organización.

A esto se suman el nombre de una persona, sospechosa de haber matado al dueño de Surtifruver, que sería testaferro de la antigua guerrilla y la deserción de alias Rodrigo Cadete que estaría de regreso a sus andanzas del negocio del narcotráfico en los campamentos de la disidencia “Gentil Duarte”.

Frente a lo primero, en una respuesta poco demorada, las Farc han dicho que no habrá colados y que ninguna conducta ajena a la confrontación insurgente será avalada, pero ante todo insisten en pedir al Gobierno que aclare “las responsabilidades existentes sobre la filtración a la prensa de información confidencial”.

Esa respuesta deja en claro que la lista de las Farc tiene más de un interrogante y que si alguien ha filtrado es porque se quiere ejercer presión para que expliquen por qué hay “colados” que no tienen nada que ver con la insurgencia, a lo que por ahora se resisten entrar en detalles de cara a la opinión. Las Farc no deberían olvidar que cualquier información que entreguen tiene muchos ojos encima, incluidas la Fiscalía General y el Gobierno de EE.UU. Relaciones con narcos, testaferros y disidencias hacen parte del pasado de las Farc que, para financiarse, acudieron a “todas las formas de lucha” luego de que encontraron en la economía ilegal un filón tan lucrativo como el secuestro o la extorsión.

Este parece ser un capítulo que aún está por escribirse de ese grupo, diferente a la verdad que puedan contar ante los magistrados de la JEP.

Cargando