¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

TOROS ESPAÑA

El Cordobés sufre desprendimiento del cartílago de dos costillas flotantes

El torero Manuel Díaz "El Cordobés" sufre el desprendimiento de dos costillas flotantes y una fuerte contusión en el hemitórax izquierdo debido al fuerte percance sufrido durante la lidia de un toro de Jandilla ayer en Baza (sur de España), confirmó hoy a Efe el hermano del diestro, Chema Díaz.

El Cordobés, que no quiso quedarse ingresado en el hospital, descansa en su domicilio de Sevilla, donde el viernes será sometido a nuevas pruebas que determinen la evolución de la lesión y cuáles serán los plazos de recuperación para su vuelta a los ruedos.

"La buena noticia es que aparentemente no tiene ninguna costilla fracturada. Los doctores que le atendieron ayer así nos lo dijeron. Pero tenemos que esperar un par de días más a que baje la hinchazón en la zona para que le puedan hacer nuevas placas (...) y así saber al cien por cien qué es lo que tiene y cuándo puede reaparecer", explicó.

Después de tener que descartar el compromiso de Ubrique (sur) de este sábado, su objetivo es poder volver en el próximo compromiso que tiene cerrado, el 24 de septiembre en Alcalá la Real (sur), donde está anunciado con David Fandila "El Fandi" y Javier González.

Manuel Díaz se encuentra "apenado" por no poder cumplir con la afición ubriqueña este fin de semana, y también porque debido a este percance se interrumpe una temporada "muy exitosa", un año en el que cada actuación suya se contabiliza con excelentes entradas en los tendidos.

"El reclamo del Cordobés sigue funcionando para las taquillas, más todavía cuando Manolo se encuentra en un momento muy bueno de su carrera, de mucha madurez, lo que viene a significar que cada paseíllo suyo es también sinónimo de triunfo en el ruedo", apostilló Díaz.

El Cordobés resultó cogido por el primer toro de la corrida celebrada ayer en Baza, de la ganadería de Jandilla, cuando perdió pie tras el recibo de capote y el animal hizo por él, volteándole y empotrándole violentamente contra las tablas.

Visiblemente desmadejado, y casi sin aliento, Manuel Díaz se mantuvo en el ruedo hasta dar muerte al animal, para, acto seguido, pasar por su propio pie a la enfermería.

El parte médico que firma el doctor Galindo, encargado de los servicios sanitarios de la plaza de toros de Baza, recogía lo siguiente: "Traumatismo cerrado en hemitórax izquierdo con fractura de costillas inferiores y hematoma en pared costal, de pronóstico reservado".

Cargando