¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

visita_del_papa_francisco_a_colombia

“Que las dificultades no los opriman, que la violencia no los derrumbe, que el mal no los venza”: papa Francisco

Estas fueron las palabras del sumo pontífice hacía los jóvenes en su caminar por la paz.

Durante su encuentro con los jóvenes de Colombia en la plaza de Bolívar el papa Francisco, afirmó que “me dirijo ahora a todos, niños, jóvenes, adultos y ancianos, como quien quiere ser portador de esperanza: que ante las dificultades no los opriman, que la violencia no los derrumbe, que el mal no los venza”.

Invitó a la juventud del país al compromiso en la renovación de la sociedad, para que sea justa, estable y fecunda.

“A ustedes, jóvenes, les es tan fácil encontrarse. ¡Les basta un rico café, o lo que sea, como excusa para suscitar el encuentro. Los jóvenes coinciden en la música, en el arte….! ¡si hasta una final entre el Atlético Nacional y el América de Cali es ocasión para estar juntos!. Ustedes pueden enseñarnos que la cultura del encuentro no es pensar, vivir, ni reaccionar todos del mismo modo; es saber que más allá de nuestras diferencias somos todos parte de algo grande que nos une y nos trasciende, somos parte de este maravilloso país”, sostuvo el Sumo Pontífice.

Agregó que a pesar de las dificultades, la juventud es capaz de perdonar, perdonar a quienes “nos han herido; es notable ver cómo no se dejan enredar por historias viejas, cómo miran con extrañeza cuando los adultos repetimos acontecimientos de división simplemente por estar atados a rencores”.

Añadió en referencia a los jóvenes que se encontraban en la plaza de Bolívar en pleno centro de Bogotá que “ustedes nos ayudan en este intento de dejar atrás lo que nos ofendió, de mirar adelante sin el lastre del odio, porque nos hacen ver todo el mundo que hay por delante, toda la Colombia que quiere crecer y seguir desarrollándose; esa Colombia que nos necesita a todos y que los mayores de bebemos a ustedes”.

Dijo que son los jóvenes los que nos ayudan a sanar nuestro corazón, a contagiarnos de la esperanza joven que siempre está dispuesta a darles a los otros una segunda oportunidad. “Que sus ilusiones y proyectos oxigenen a Colombia y la llenen de utopías saludables”.

“Sólo así se animarán a descubrir el País que se esconde detrás de las montañas, el que trasciende titulares diarios y no aparece en la preocupación cotidiana por estar tan lejos. Ese País que no se ve y que es parte de este cuerpo social que nos necesita: descubrir la Colombia profunda. Los corazones jóvenes se estimulan ante los desafíos grandes: ¡Cuánta belleza natural para ser contemplada sin necesidad de explorarla! ¡ Cuántos jóvenes como ustedes precisan de su mano tendida, de su hombro para vislumbrar un futuro mejor”, subrayó el máximo jerarca de la Iglesia Católica.

Subrayó que los jóvenes son la esperanza de Colombia y la Iglesia; en su caminar y en sus pasos adivinamos los del mensajero de la Paz, de aquél que nos trae noticias buenas.

Finalmente, manifestó que “quise venir hasta aquí como peregrino de paz y de esperanza, y deseo vivir estos momentos de encuentro con alegría, dando gracias a Dios por todo el bien hecho en esta Nación, en cada una de sus vidas”.

Cargando