¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La Opinion del día
Opinión del día

Huracanes colombianos

El director del Centro Nacional Agua, Andi y ex director del Ideam Ricardo Lozano, hace referencia a la temporada de huracanes que afecta a varios países con costas en el Caribe. Sobre Colombia despeja dudas de los efectos que se vivirán.

Es temporada de huracanes en nuestros océanos y eso, como muchas otras cosas, no ha pegado en Colombia. No lo hemos entendido, no lo hemos aceptado y mucho menos adaptado al quehacer diario como ciudadanos. Como un fenómeno natural donde interactúan el mar y el aire, al igual que la lluvia, la temporada de tormentas tropicales, como se les llama realmente, ya están presentes.

Cuando el océano Pacífico se enfría, la Tierra, en su sabiduría para alcanzar el equilibrio, calienta el Atlántico. Es por ello que actualmente tenemos actividad intensa de tormentas tropicales en el Caribe, donde el agua cálida ebulle como una olla caliente haciendo que interactúe la atmósfera con el mar en forma de espiral, provocando grandes oleajes y mareas de tormenta, fuertes lluvias e inundaciones, vientos muy fuertes o tornados, cuya influencia, principalmente, se concentra en el zona tropical del continente.

De acuerdo al Centro de Huracanes de los Estados Unidos, en promedio para esta temporada, que se extiende del 1 de junio al 30 de noviembre de cada año, 12 tormentas tropicales, 6 de las cuales se convierten en huracanes se forman sobre el Océano Atlántico, el Mar Caribe o el Golfo de México. En el Océano Pacífico Central, un promedio de 3 tormentas tropicales, 2 de las cuales se convierten en huracanes o se mueven sobre el área durante esta temporada.

Los peligros de Katya, Irma y José, tormentas y huracanes que actualmente avanzan hacia el oeste por el Caribe están relacionados con grandes oleadas de tormenta, donde aumenta el nivel del mar por la fuerza ascendente del océano, fuertes vientos, y viaja varios kilómetros tierra adentro, especialmente, a lo largo de bahías, ríos y estuarios, como pasó con Harvey.

Las fuertes lluvias torrenciales que causan inundaciones kilómetros adentro y pueden persistir durante varios días después de que la tormenta se haya disipado. Los vientos del huracán destruyen edificios y casas prefabricadas. Los tornados también acompañan a estos ciclones tropicales. A pesar que estas tormentas tropicales pasaran lejos de Colombia no nos podemos descuidar en su vigilancia, pues las lluvias y tormentas se podrían incrementar en el Caribe.

A pesar de ser eventos naturales, es importante recordar que el cambio climático ha generado escenarios de grandes incertidumbres donde cualquier evento puede convertirse en el peor de la historia.

Por lo tanto, no solamente para esta temporada de huracanes sino para el comienzo de la segunda temporada de lluvias, tenemos que hacer mantenimiento de techos, alcantarillas, canales, y as alertas tempranas deben estar desde ya prendidas, especialmente para los más vulnerables. La vigilancia permanente colectiva en su barrio es la mejor herramienta para evitar cualquier otra pérdida de vidas.

Cargando