¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

ECUADOR GOBIERNO (Entrevista)

Vicepresidente Ecuador, agobiado por denuncias, prevé contraataque judicial

El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, agobiado por denuncias de supuesta corrupción, aseguró hoy que demostrará su inocencia ante la justicia y que estudia la posibilidad de presentar, en su momento, demandas contra los que ahora le difaman.

Quito, 4 sep (EFE).- El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, agobiado por denuncias de supuesta corrupción, aseguró hoy que demostrará su inocencia ante la justicia y que estudia la posibilidad de presentar, en su momento, demandas contra los que ahora le difaman.

Glas, en una entrevista con Efe, no dio nombres, pero enroló en esa carpeta a la oposición, los medios de comunicación críticos e incluso algunos aliados que han dudado de su honestidad.

Hace una semana y tras recibir autorización de la Asamblea Nacional (Parlamento), la Corte Nacional de Justicia vinculó a Glas en el caso de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht y le prohibió abandonar el país.

"Estoy vinculado para ser investigado", remarcó el vicepresidente de Ecuador al insistir en que "no hay una sola prueba" que demuestre su implicación en la trama de corrupción de Odebrecht y criticó a la fiscal Diana Salazar por emitir un informe con la petición de vinculación que tiene "serios problemas jurídicos".

Para Glas, todo forma parte de una supuesta "persecución política" que la oposición desató en su contra hace dos años, apoyada -aseguró- por varios medios de información, algunos de los cuales dice que incluso le han vetado entrevistas con él que ya habían sido pactadas.

Se trata, dijo, de un "linchamiento mediático", un "ataque permanente y constante" con el que la oposición busca destruirle políticamente y como persona, por haber sido vicepresidente en la administración del exgobernante Rafael Correa.

Sin embargo, Glas afirmó que no se doblegará y que, además de demostrar su inocencia ante la justicia, en el futuro responderá con "demandas penales" contra quienes le han acusado falsamente.

"Mi país no se merece tener un vicepresidente bajo la sospecha de la corrupción, tampoco lo merece mi movimiento político y tampoco lo merecen mis hijos, mi esposa, mi madre, mi familia", apostilló.

En Ecuador, apuntó, "debe imperar el estado de derecho y no el estado de opinión de cierta prensa" y de personajes de la oposición que, incluso, han logrado ejercer presiones sobre algunos eslabones del sistema judicial.

No obstante, frente a las advertencias de que pudiera huir del país, insistió en que se defenderá bajo el sistema judicial ecuatoriano y que su vinculación al caso Odebrecht es, para él, "una nueva tribuna" para hablar sobre su inocencia.

También se refirió a la actitud del actual Gobierno, dirigido por su correligionario Lenín Moreno, quien se ha marginado de Glas en las últimas semanas tanto por el proceso judicial como por divergencias políticas.

Esas diferencias se han ido ahondando con el pasar de los días, sobre todo porque Glas ha reclamado a Moreno una mayor consecuencia con la gestión desarrollada por su antecesor Correa.

La pugna en el poder se avivó luego de que el presidente le retirara todas las funciones que le había encomendado y arremetiera contra algunas gestiones desarrolladas en la anterior administración.

Para Glas, esa actitud fue la que detonó la salida de los consejeros presidenciales Virgilio Hernández y Ricardo Patiño, y de la secretaria de Gestión Política Paola Pabón, quienes dimitieron en señal de lealtad con Correa.

Sin embargo, pese a los problemas en el interior del oficialismo, el vicepresidente afirmó que "no hay fractura" en el movimiento Alianza País, aunque sí "hay confusión" por el enfrentamiento verbal que ha involucrado a los dos más importantes líderes de la tendencia: Moreno y Correa.

Y para demostrar su afinidad, Glas destacó los avances alcanzados durante el Gobierno de Correa, sobre todo en la ejecución de grandes obras de infraestructuras (hidroeléctricas, carreteras) y gestión social (educación y salud).

Sólo en la generación eléctrica hay un ahorro de 700 millones de dólares por la construcción de plantas hidroeléctricas que han permitido a Ecuador exportar energía, cuando en el pasado estaba sometido a apagones de hasta 16 horas diarias, comentó.

Asimismo, se mostró preocupado de que el Gobierno de Moreno no haya tomado medidas sobre la balanza de pagos, para aprovechar que ahora la economía del país goza de una mejor liquidez y los indicadores apuntan a una reactivación.

A Glas también le sorprendió que un plan económico presentado en las elecciones pasadas por el político opositor de derechas Guillermo Lasso haya sido tomado en cuenta por la actual administración.

"Esperemos que eso no suceda" y que no se aplique es plan, añadió el vicepresidente, quien aguarda que el Gobierno anuncie su plan económico para determinar si la administración de Moreno se ha derechizado o no.

Cargando