¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Dónde está la bolita
¿DÓNDE ESTÁ LA BOLITA?

Póngale la firma

El apoyo que saldrá a buscar Vargas Lleras en las calles será la primera prueba de fuego de su campaña antes de entrar al debate de fondo.

 La decisión del ex vicepresidente Germán Vargas Lleras de salir a recoger firmas para inscribir su candidatura presidencial lo ha puesto de nuevo en el centro del ojo del huracán de la política, con lo que ha quedado notificado que su campaña estará expuesta a fuego desde muchos flancos.

Recoger firmas está permitido por la Constitución y la ley (leyes 996 de 2005 y 1475 de 2011), para quienes aspiren a ser presidente o para otros cargos de elección por medio de la figura de los grupos significativos de ciudadanos.

La idea es que la usen personas que no tienen partido propio y que ya no quieren buscar el aval en un partido (casos de la liberal Piedad Córdoba, Gustavo Petro o el verde Sergio Fajardo).

En el caso de Vargas Lleras, la decisión de buscar firmas para su aspiración tiene varias lecturas: busca desmarcarse de su cuestionado partido Cambio Radical, acude a ese atajo para empezar la campaña anticipadamente con las ventajas mediáticas y financieras que ello da; envía el mensaje de que busca una amplia coalición que vaya más allá de un partido, abre la puerta a militantes de otras colectividades que antes de elecciones buscan acomodo en campañas fuertes –gente de la U, uribistas y liberales han golpeado sus puertas-- y es un golpe de opinión de un candidato que ve que sus rivales cercanos en las encuestas ya están en campaña plena.

La jugada de Vargas Lleras es la primera apuesta grande que se hace en esta campaña, pero todo indica que no la tendrá fácil, empezando porque tendrá que demostrar que el candidato y su partido no son la misma cosa, que las firmas le darán independencia frente a los políticos que terminan secuestrando al candidato y que no es la mano determinante de los avales ni de las listas de un partido que la opinión mira con prevenciones y que se comporta como otro más de los partidos tradicionales : Cambio Radical.

Será uno de los candidatos “tocon…” (todos contra…), y eso lo tienen claro en su campaña.

Cargando